Aclarando conceptos: ¿Alergia a la leche o intolerancia a la lactosa?

Para algunas personas la alergia a la leche y la intolerancia a la lactosa son dos conceptos muy similares. Este es un error muy frecuente que puede tener consecuencias muy graves, principalmente porque las reacciones a la ingesta del alérgeno de personas alérgicas e intolerantes son muy distintas.

Glas_melk

En el post de hoy repasaremos estos dos conceptos, sus diferencias, y las consecuencias que tienen para aquellos que las sufren.

¿Qué son?

En el lenguaje habitual, se llama alergia a leche. Pero concretamente los alérgicos reaccionan ante la PLV, proteína de la leche de vaca. La lactosa no es una proteína, sino un azúcar.

¿Por qué?

Las personas alérgicas a la leche presentan una reacción adversa a una o varias proteínas. Las proteínas caseína, alfa-lactoalbúmina y beta-lactoglobulina se encuentran en la leche, y las proteínas seroalbúmina, lactoferrina y otras inmunoglubinas se encuentran tanto en la carne de vaca como en la leche.

El aparato digestivo de las personas intolerantes a la lactosa carece de una enzima. Esta carencia impide su digestión y aparece una reacción adversa, pero no tan intensa como en los alérgicos y alérgicas a la PLV.

¿A qué afecta?

Mientras que la intolerancia a la lactosa afecta solamente al aparato digestivo, la alergia a la leche afecta a todo el sistema inmunológico.

¿Cómo reacciona el organismo?

Las consecuencias del consumo de lactosa en los intolerantes aparecen en el momento en que empieza la digestión. Los síntomas son malestar, sensación de pesadez de estómago, dificultad para digerir lo comido, diarreas, vómitos. En general, son síntomas que pueden aparecer si se consume algún alimento que no nos siente bien ocasional o habitualmente. Por este motivo, a veces es complicado detectar la intolerancia a la lactosa.

Las consecuencias del consumo de leche de vaca en alérgicos son mucho más graves y pueden llegar a poner en peligro a la persona. En primer lugar, la reacción suele aparecer inmediatamente y con intensidad tras el consumo o el contacto con la leche. Reacciones usuales son que los ojos se enrojecen y se hinchan, presentando un lagrimeo intenso, que en la nariz aparece picor y la lengua, boca, y garganta se hinchan y presentan picazón. Muchas veces aparece una sensación intensa de fatiga, de “faltarme el aire” y tos. El estómago puede también reaccionar con cólicos, diarreas y vómitos. Por último, todas las reacciones anteriores pueden desencadenar un shock anafiláctico que afecta al sistema cardiovascular y pone en serio peligrola vida de la persona alérgica.

Por último, ¿Desde cuándo y hasta cuándo?

La alergia a la leche aparece en los primeros meses de vida y puede desaparecer a los pocos años. En cambio, la intolerancia a la lactosa puede también aparecer en los primeros meses pero normalmente se convive con ella durante toda la vida.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

2 Commentarios

HiRiSHa

Hola,
Muy buen artículo, solo hacer un par de puntualizaciónes.
La enzima que genera la intolerancia a la lactosa se denomina LACTASA y se encuentra en el intestino delgado, su funcion es “desdoblar” la lactosa (galactasa y glucosa) para que el organismo pueda absorver estos azúcares.
Existen tres tipos de intolerancia a la lactosa.
– Intolerancia primaria o genética: Su causa es por una pérdida progresiva de la producción de lactasa. Se puede dar a lo largo de la vida. Es incurable.
– Intolerancia secundaria: Está provocada por un daño intestinal temporal que tiene otra causa ajena. Una vez la persona está curada y la mucosa regenerada, la intolerancia desaparece.
– Intolerancia completa o Alactasia: Es la menos frecuente, está provocada por un defecto congénito o genético de la enzima. Se diagnostica en el nacimiento y es imprescindible pautar una dieta libre de lactosa para evitar posibles lesiones y complicaciones graves en su desarrollo.

Un saludo!!
http://lavidasinlactosa.blogspot.com

Reply
Bitacoras.com

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Para algunas personas la alergia a la leche y la intolerancia a la lactosa son dos conceptos muy similares. Este es un error muy frecuente que sucede tanto a alérgicos y alérgicas como aquellas personas que no sufren de nin…

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.