Cereales aptos, entre arroces anda el juego

Una de las dudas más comunes que se plantea en los casos de reciente diagnóstico de la enfermedad celíaca es la de la elección de aquellos cereales aptos que nos ayuden a continuar manteniendo nuestras costumbres sanas y saludables.

Y aunque actualmente son muchas las opciones a la hora de elegir, hoy en nuestro blog Que Puedo Comer os daremos más pistas acerca de quizá la más tradicional; el arroz.

Alimento básico en diversas culturas, este cereal se ha convertido en la alternativa más tradicional a la hora del consumo en caso de sustitución.

Rico en fibra e hidratos de carbono, el arroz supone una excepcional fuente de energía. Y pese a que sus múltiples beneficios se encuentren por duplicado en su variedad integral (debido a que todo se concentra en la cáscara que envuelve el grano), su ingesta aporta las vitaminas, minerales e hidratos necesarios al contar con una destacable cantidad de potasio, magnesio, fósforo, vitamina B3 y ácido fólico entre otros.

Al no contener grasas perjudiciales está recomendado en casos en los que el colesterol necesite estar controlado, y en los que no exista dicha preocupación se insta a su consumo para mantenerlo a raya.

Otra de sus características destacables es el escaso nivel de sodio que presenta, por lo que estaría más que recomendado en los casos de hipertensión.

Se le atribuyen propiedades diuréticas y digestivas, enfocadas a ayudar en las dolencias estomacales y en los procesos diarreicos (gracias a su acción astringente), y convierte los hidratos de carbono en fácilmente digeribles al liberarlos, dentro de nuestro organismo, de una forma más lenta.

Y lo principal, no tiene gluten y por lo tanto este tipo de cereales son aptos para todas aquellas personas celíacas que deban sustituir los cereales no permitidos, o incluso, no toleren bien el maíz.

Cereales aptos

Presenta multitud de criterios de clasificación, desde su tamaño hasta su tratamiento o variedad, y todas exentas de gluten, así que para que podáis disfrutar de ellas os indicamos las variedades más comunes que se pueden encontrar en supermercados o en tiendas especializadas:

  • El arroz de grano largo; Se trata de un arroz blanco, más largo y con un grano más firme y suelto tras su cocción debido a que necesita más agua para la misma por su mayor contenido en amilosa (almidón).
  • Arroz de grano medio; Algo más corto, posee un menor contenido en amilosa y, por ello, da como resultado un grano más blando y un poquito más pegajoso tras su cocción.
  • Arroz de grano corto; Granos blandos y muy pegajosos debido a la adherencia que muestran. Muy empleado a la hora de hacer sushi.
  • Arroz blanco; Largo o corto. Descascarillado totalmente (de ahí que pierda muchos nutrientes) y blanqueado.
  • Arroz integral; Largo o corto. No se descascarilla y, al conservar todas las propiedades concentradas en la cáscara (vitaminas, fibra, etc.) le convierte en la variedad más completa. Rico en almidón.
  • Arroz intermedio; Pierde parte de la cáscara.
  • Arroz tratado; Consiste en el famoso arroz que no se pasa. Es un grano ya precocido pero que no absorbe los sabores como el resto.
  • Arroz aromatizado; Largo o medio. Son granos que, tras su cocción, quedan más sueltos y los convierte en perfectos acompañamientos o ideales para ensaladas. Las variedades más conocidas son el arroz Basmati (más oloroso y suelto, refinado o integral, su agradable y excelente sabor y aroma han aumentado notablemente su uso), y el arroz Thai (más tierno y suelto, blanco o integral, y con un sabor más suave).
  • Arroz dulce; Conocido como arroz glutinoso, se trata de una variedad del grano corto que apenas contiene amilosa, empleando, por ello, menor cantidad de agua para su cocción. Pese a su nombre, no presenta esta propiedad, sino que su empleo es mayoritariamente para la elaboración de platos dulces. Muy meloso, pegajosos y con tendencia a deshacerse si nos pasamos de tiempo en su cocción.
  • Arroz pigmentado; Arroz muy llamativo por el colorido que presentan sus granos debido a la existencia de antocianinas (pigmentos) en el salvado. Destacable el arroz rojo.
  • Y por último, el arroz venere; Es el arroz negro, clasificado como grano corto e integral, requiere una mayor cocción. De uso extendido por su estética, aroma y ligero sabor dulce a nuez, presenta una textura tierna y suelta.

Como veis, se trata de un cereal muy versátil que puede completar nuestra dieta y que, además, nos ofrece un sinfín de posibilidades de creación culinaria.

En cuanto a su cocinado; el arroz integral se añade a la olla cuando el agua está fría y, por el contrario, el blanco se echa cuando el agua haya roto a hervir. Si seguís este consejo y basáis los tiempos de cocción en la variedad elegida obtendréis platos ricos, sabrosos y variados… porque a nadie le gusta que se le pase el arroz, ¿no?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.