Croquetas sin gluten y sin lactosa low cost

Si sois de los que añoráis aquellas maravillosas croquetas de la abuela o, simplemente, estáis cansados de saborear intentos de masilla allá donde vais no podéis perderos la receta que hoy os trae Que Puedo Comer. Unas deliciosas croquetas sin gluten y sin lactosa que comenzareis haciendo en pequeñas cantidades y terminareis elaborando casi en cadena.

Además se trata de unas croquetas low cost que aprovecharemos a hacer cuando hagamos pollo asado y no sepamos en que emplear lo que nos sobre.

¿Preparados?, pues id haciendo hueco en vuestros frigoríficos y congeladores que empezamos.

Croquetas sin gluten y sin lactosa

Ingredientes:

  • Caldo de pollo, preferiblemente casero que podemos elaborar con carcasas de pollo, alitas previamente horneadas, un puerro, una cebolla, zanahoria, cubriremos con agua y coceremos tapado a fuego lento durante dos o tres horas. Si no disponemos de tiempo podemos usar el comprado en tiendas, siempre fijándonos en los alérgenos.
  • 90 gramos de harina de maíz.
  • 30 gramos harina de garbanzo.
  • 30 gramos harina de arroz.
  • Pollo asado.
  • Un poquito de cebollino.
  • ½ puerro.
  • Cornflakes y/o pan rallado sin gluten.
  • 75 gramos de margarina sin gluten.
  • 75 gramos aceite de oliva
  • 2 huevos para rebozar (seguramente necesitéis uno más, pero mejor ir añadiendo que tener que tirar, ¿verdad?).
  • korea-food-616842_1280

Elaboración:

Templamos el caldo de pollo que ya tenemos hecho de antes y rectificamos de sal.

  • Picamos los restos que tengamos del pollo asado y lo dejamos preparado para después. Mejor si no están sacados directamente de la nevera y han cogido temperatura ambiente.
  • Mezclamos la harina de maíz, la harina de garbanzo y la harina de arroz y tamizamos para que no queden grumos después. Reservamos.
  • En una sartén o incluso en un wok, echamos el aceite de oliva y la margarina.
  • Con la sartén en el fuego (a media temperatura), echamos el puerro y dejamos que se rehogue.
  • Añadimos la mezcla de harina y removemos hasta que quede todo bien incorporado. Continuaremos un par de minutos más moviendo mientras vigilamos en todo momento que no se queme.
  • Vertimos poco a poco el caldo de pollo en la sartén y batimos sin cesar. Repetiremos este paso guiándonos según nuestro gusto a la hora de comer las croquetas sin gluten : más cremosas por dentro o más consistentes. Tened en cuenta que cuando la masa se enfríe en la nevera, ganará en consistencia, pero una masa demasiado líquida hará imposible que formemos las croquetas.
  • Echamos el cebollino picado (es opcional).
  • Una vuelta más con la cuchara y vertimos en cualquier envase que podamos tapar y guardar en la nevera al menos durante dos horas.
  • Cuando la masa ya ha cogido la consistencia que queremos y ha reposado el tiempo suficiente en la nevera, pasamos a hacer las croquetas. Si en este punto vemos que nos ha quedado demasiado líquida, podemos volver a echarlo todo al fuego y añadir algo de harina o usar agar agar como espesante aunque es preferible manipular la masa una sola vez.
  • Batimos los huevos en un plato hondo, echamos algo de harina (seguimos las mismas medidas que para la masa) en otro plato, y trituramos los cornflakes que vamos a usar para el rebozado. Si no queremos que nuestras croquetas sin gluten sean tan crujientes, podemos mezclar los cornflakes triturados con pan rallado o usar simplemente el pan rallado sin gluten.
  • Y ahora manos a la obra. Vamos cogiendo un poquito de masa (dependiendo del tamaño que queramos las croquetas, cogeremos mayor o menor cantidad), les damos forma (es la parte más tediosa), las pasamos por harina, las sumergimos en huevo y con cuidado las sacamos para pasarlas por el rebozado que hayamos elegido.
  • Y así hasta que hayamos terminado toda la masa.
  • Dejamos las croquetas formadas unos 15 minutos reposando y mientras preparamos una sartén con bien de aceite de oliva (para freír mejor el aceite de oliva suave que el aceite de oliva virgen extra, porque entre otras cosas, además es más barato e igual de sano).
  • Cuando el aceite esté bien caliente y teniendo las croquetas a temperatura ambiente, las vamos friendo de pocas en pocas, las pasamos por papel absorbente y listas. Os advierto que siempre se rompe alguna, así que no os preocupéis.

Todo listo. Para emplatar podemos freír un poco de puerro cortado muy fino hasta que quede crujiente y lo ponemos por encima de las croquetas. Y si queremos ponerle una salsa, una que le va muy bien es una salsa suave de tomate, usando tomate triturado que echaremos sobre un poco de cebolla y ajos rehogados en un poco de aceite de oliva, un poco de azúcar para quitar la acidez del tomate, albahaca y orégano… Y una gota (pero una gota) de vinagre.

 

 

 

 

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Un Commentario

Leticia

Decís de caldo de pollo xo no ponéis cantidad…cuanta cantidad de caldo para la cantidad de harina que se marca en la receta? Gracias de antemano.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.