El trigo no es solo cuestión de la enfermedad celíaca

Hoy en día quien más y quien menos conoce bastante acerca de la enfermedad celíaca, unos por padecerla, otros por oir hablar de ella y muchos por encontrarse en ese recorrido con una meta salvadora como es el diagnóstico. En esta entrada de blog analizaremos el trigo, un componente muy importante en el proceso de intolerancias.

El trigo

Si existe un nexo de unión entre algunos de los casos anteriores es el de presentar una intolerancia permanente al trigo, y, aunque un escaso sector continúe creyendo que se basa solo en eso, no es así.

En la enfermedad celíaca confirma una intolerancia permanente, pero no solo al trigo, sino al gluten, esa proteína que encierran, aparte del trigo, otros cereales como la cebada, la avena y el centeno.

El, en ocasiones, erróneo concepto de ligar exclusivamente este padecimiento a la intolerancia al trigo puede conducir a decisiones equívocas y, a la larga, perjudicar o retrasar un diagnóstico que, al fin y al cabo, es la solución.

Por ello, hoy desde nuestro blog QuePuedoComer queremos hablaros de aquellos casos en los que el trigo expande sus limites más allá de la enfermedad celíaca.

Actualmente se ha demonizado mucho a este cereal, y aunque las decisiones, siempre bien llevadas, de eliminarlo de la dieta hayan aportado numerosos beneficios en determinados casos, hemos de decir, que no se trata de coincidencias y sí de consecuencias estrechamente relacionadas.

Y es que este cereal está demostrando ser bastante perjudicial para aquellas personas aquejadas de otro tipo de enfermedades, menos conocidas pero que, en estudios recientes, parecen llegar a ser incluso el 40% de la población, concluyendo de esta forma que el trigo no solo le sienta mal a los celiacos.

Ya conocemos cómo funciona la celiaquía: tras la ingesta del gluten presente en los alimentos, el organismo pone el marcha el sistema inmunológico que desarrolla unos anticuerpos, los Iga. Hay que recordar, además, que la propia FACE estima que esta enfermedad la pueden estar sufriendo actualmente más de 450.000 personas en nuestro país y que el índice de pacientes no diagnosticados es altísimo.

Pero cuando no se trata de la enfermedad celíaca y sí de otras alergias, en algunos casos basta el contacto con el alérgeno para desencadenar una serie de reacciones que pueden ir desde la rinitis, una urticaria o incluso una crisis asmática. Esta alergia puede desarrollarse, por ejemplo, por el contacto constante con el trigo y la harina de éste, como les ocurre a los a algunos panaderos.

La última intolerancia al trigo y de la que quizá no hayas oído hablar tanto es la histaminosis alimentaria. Según Oscar Cáceres, alergólogo de la Unidad SHC Medical del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz de Sevilla, es, de hecho, “la menos conocida pero la más importante” al ser la que afecta a más pacientes: hasta un 40% de la población total podría presentar una intolerancia al trigo por “mecanismos inmunológicos celulares”. Es decir, cuando estos pacientes ingieren el trigo, su cuerpo pone en marcha mecanismos inmunológicos celulares que provocan la liberación de sustancias inmunológicas inflamatorias como, por ejemplo, la histamina.

Los síntomas incluyen dolores de cabeza, síntomas digestivos, dolores musculares, etc. Síntomas, algunos, que recuerdan a los de la enfermedad celíaca. Sin embargo, estos pacientes dan negativo en las pruebas de celiaquía como los análisis de sangre en busca de anticuerpos o las biopsias. Según Cáceres, “ cada vez hay más personas diagnosticadas de celiaquía que en realidad no lo son, que simplemente les sienta mal el trigo y, al dejarlo de comer, mejoran. Se está confundiendo en estos casos la celiaquía con la intolerancia al trigo”. Una gran diferencia que destaca este experto es que “esta intolerancia se puede curar y se trataría con la dieta terapéutica de exclusión, mientras que la alergia y la celiaquía, en principio, no se pueden curar”.

Todavía…

Intolerancias al trigo y no al gluten

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Un Commentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.