¿Cuándo un producto lleva huevo y cuando no lo contiene?

Los que son alérgicos al huevo, ya saben qué alimentos obvios no deben ingerir: tortillas, empanadillas con huevo duro, etc. Pero hay productos que tienen trazas de unos palabros que suenan a chino y no se parecen en nada a la palabra ‘huevo’, ni tan siquiera a su raíz del latín ‘ovo’. En este artículo te ayudamos a identificarlos.

¿Cuándo un producto lleva huevo?

El etiquetado debería especificar la contraindicación de determinados productos para las personas que sufren alergia al huevo, aunque no esté presente en su estado habitual. Como sabéis, la alergia al huevo es una reacción adversa con la que el organismo produce un anticuerpo llamado IgE (es decir, inmunoglobuline E), que está dirigido contra la sustancia que actúa como alérgeno. Más información sobre esta enfermedad, en la web de la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA).

Las temidas ‘trazas’

¿A que sí? Qué decepcionante coger un alimento y comprobar que no está hecho con huevo pero… al final, pone que “puede contener trazas” de él. Por lo tanto, mejor no lo consumas.

¿Sabes lo que son las trazas? Ni más ni menos que cantidades muy pequeñas del alérgeno contenidas en un producto concreto. A pesar de ser tan minúsculas, siguen afectando a la salud del alérgico o intolerante. Es como las personas que son alérgicas al látex, que no pueden ingerir ni siquiera una manzana que haya estado manipulada con guantes de este tipo porque han sido contaminados.

Afortunadamente, y gracias a las peleas de los grupos de consumidores, hoy día los fabricantes y las marcas deben especificar obligatoriamente la composición de los alimentos en su etiquetado. No obstante, el etiquetado a menudo limita el abanico de alimentos que puede consumir un alérgico simplemente por lavarse las manos y no asumir responsabilidades, a pesar de su falta de riesgo. Así, especifican que está “fabricado en una fábrica que también utiliza…”.

Por un lado, se da más información, lo cual es positivo. Pero por otro, debería regularse más si dichos alimentos son aptos o no para las alergias que explican, para que encontrar alimentos ‘aptos’ no sea tal quebradero de cabeza para los afectados.

‘Trazas’ de huevo

Así, en la línea de este artículo, si eres alérgico o intolerante al huevo, no solo debes evitar directamente este alimento, sino prescindir de aquellos que pueden contener las polémicas ‘trazas’. Desconfía si ves alguna de las siguientes palabras en la etiqueta: albúmina, coagulante, emulsificante, globulina, lecitina (excepto si es de soja), livetina, lisozima, ovoalbúmina, ovomucina, ovomucoide, ovovitelina, vitelina, luteína (es un pigmento amarillo), E-161b (luteína), E-322 (lecitina) y E-1105 (lisozima).

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.