Aditivos: Cuidado con estos elementos en la alimentación

Nuestra alimentación actual sería muy diferente si prescindiéramos de los aditivos. Esta palabra, a menudo genera rechazo por parte del consumidor, aunque lo cierto es que muchos de ellos son totalmente inocuos. No obstante, sí los hay que pueden presentar alergias o, sobre todo, intolerancias alimentarias.

Cuidado con los aditivosAditivos

Los aditivos son nuestro pan de cada día. Hay unos 20.000 distintos que se utilizan en la alimentación. Concretamente, más del 66% de los productos que consumimos a diario contienen alguno. Tenemos poca escapatoria. Pero no nos alarmemos: los aditivos, aunque puedan sugerirnos un concepto perjudicial, no son más que sustancias que se usan para mejorar las características de los alimentos. Estos pueden ser naturales o artificiales.

Muchos aditivos no tienen ni siquiera propiedades nutritivas y son completamente inocuos. No obstante, su gran consumo en los últimos años (su presencia se concentra en productos procesados) ha creado un nuevo entorno en el intestino que ha desembocado, en algunos casos, en el desarrollo de reacciones adversas.

Si esta se manifiesta, es importante analizar sus causas y determinar si se trata de una alergia o de una intolerancia alimentaria (en Qué Puedo Comer hicimos ya un artículo explicativo sobre las diferencias entre ambos conceptos). Recuerda que puede provocar, en el peor de los casos, anafilaxia.

Normalmente, los aditivos están más relacionados con las intolerancias, es decir, que no suelen afectar al sistema inmunológico. Esto se debe a consumos excesivos de un determinado aditivo o a una hipersensibilidad concreta del consumidor.

A continuación señalamos los aditivos que suelen ser más proclives a las intolerancias alimentarias y a los que, por tanto, debemos prestar más atención y precaución en su consumo:

-Colorantes: está muy presente en los alimentos procesados. Su alto consumo (sobre todo de tartracina) puede provocar la aparición de síntomas alérgicos como erupciones cutáneas o congestión nasal.

-Benzoatos: pueden manifestar reacciones de sensibilización.

-Aspartame: en este caso, solo afecta a personas sensibles al aditivo.

-Glutamato monosódico: genera afecciones en personas que son sensibles si hay un consumo en cantidades elevadas. Este aditivo también se conoce popularmente por causar el llamado “síndrome del restaurante chino” y se encuentra de forma natural en alimentos con alto nivel de proteínas, como la carne o los productos lácteos.

Por otro lado, hay ciertos conservantes como los nitritos o sulfitos (presentes, por ejemplo, en el vino, la cerveza o productos hechos a base de frutas) que son potencialmente inductores de reacciones de intolerancia alimentaria.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Un Commentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.