Diagnóstico de alergias alimentarias: las pruebas cutáneas

Al igual que en el caso de las pruebas de provocación oral, las pruebas de diagnóstico de alergias cutáneas son un tipo de prueba que se llevan a cabo directamente sobre el paciente. Esto quiere decir que el paciente tiene un papel muy importante y, aunque siempre deben seguirse las indicaciones de los profesionales, en general el paciente debe tener en cuenta un par de cuestiones.

Diagnóstico

– La piel no debe estar afecta por heridas, irritaciones, etc. Tampoco se recomienda el uso de cremas o lociones, aunque el profesional sanitario procederá siempre a limpiar la zona de la piel donde se vaya a realizar la prueba.

– El paciente no debe estar tomando medicación que pueda alterar el resultado. No tomaremos nada en las 48 horas previas, y siempre consultaremos al doctor o doctora este tema.

– Por último, no es necesario acudir en ayunas.

Las pruebas cutáneas para el diagnóstico de alergias alimentarias y de otro tipo (polen, ácaros, pelo de gato o perro…) es una de las pruebas más comunes por varias razones. Las molestias al paciente son mínimas, son pruebas muy seguras y rápidas, con un coste económico bajo, y muy fiables aunque no al 100%. Además, se pueden realizar a cualquier edad.

¿Qué indican estas pruebas y cómo lo hacen? Muestran la sensibilidad a un determinado alimento, buscando una IgE (Inmunoglobulina E) específica en la piel. Esto quiere decir que no son una prueba eficaz para alergias alimentarias no medidas por IgE

Existen dos tipos de pruebas cutáneas:

Prick Test:

Mide la hipersensibilidad de aparición inmediata. Se coloca una pequeña cantidad de extracto de un alérgeno determinado en la piel y se punciona de manera muy suave. Si hay sensibilidad, aparece una roncha o habón de un tono rojo. A los 20 minutos, aparece el máximo de tamaño, color y forma de la roncha o habón. Pasado este tiempo, se va suavizando. Según el tamaño y la forma que haya adoptado la roncha o habón, se lleva a cabo el diagnóstico. En algunos casos no se puede seguir la norma del diagnóstico, ya que puede suceder que, aunque aparezcan habones de gran tamaño los síntomas de reacción alérgica sean casi imperceptibles, o al revés. Habones o ronchas muy pequeñas asociadas a reacciones alérgicas graves.

Allergy_skin_testingUna variante del Prick Test, es el Prick-Prick Test. En este caso, en vez de utilizarse extractos de alérgenos, se utiliza el alimento al natural, crudo o cocinado previamente. Esta prueba se realiza cuando se sigue sospechando de una alergia alimentaria, aunque el Prick Test haya salido negativo o en el caso de un alimento con composición compleja, como es el caso de frutas, frutos secos, algunos vegetales, el pescado y el marisco.

prick-prick

Por último, el otro tipo de prueba cutánea aunque es muy poco utilizada es el Patch Test.

Pach Test: Se empezó a utilizar en pacientes que sufrían dermatitis de contacto, en caso de sospecha de alergias a elementos con IgE no medido, o en caso de hipersensibilidad tardía. La prueba consiste en aplicar un parche con el determinado producto a comprobar, y se retira en 48 o en 96 horas para observar la reacción cutánea. No se utiliza normalmente ya que casi en el 100% de los casos el resultado de la prueba era negativo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.