Digestiones demasiado pesadas en Navidad, ¿puedo ser intolerante?

Los días de Navidad han acabado pero algunas de las consecuencias nos siguen acompañando. Si tras todas las comidas copiosas que has realizado en las fiestas el factor común es tu malestar después de las comidas quizás exista un problema de intolerancia y no sea solo cuestión de unas malas digestiones.

Aunque en muchos casos puede que solo se trate de eso, en otros muchos las malas digestiones tras las comidas están ligadas a una intolerancia alimentaria o a un problema más serio que requerirá una atención médica cuanto antes, ya que puede tratarse de una alergia a alguno de los ingredientes de los alimentos que has consumido.

 Debido a que en las fechas de Navidad se aumenta el consumo de alimentos propicios para desencadenar una reacción alérgica (frutos secos contenidos en los turrones,marisco…) esta época del año significa para muchas personas el descubrimiento de su patología.
digestionesNo es casualidad por tanto que durante este periodo del año se produzca un aumento en el numero de casos que tienen que asistir el servicio de Urgencias debido a reacciones alérgicas.
Esto es debido a que el proceso de sensibilización a un alimento puede ser extenso y largo y no hacer acto de aparición hasta causar de manera repentina la reacción alérgica. Hay que tener mucho cuidado con este tipo de posibles reacciones alérgicas, ya que al contrario que las intolerancias (no causan daño interno) estas pueden llegar a ser muy peligrosas.
Existe una gran diferencia entre una persona intolerante y una persona alergica.
Los primeros desarrollan síntomas relacionados con malas digestiones, tales como el malestar, diarrea o vómitos tras la ingesta del alimento al que se es intolerante. Esto es consecuencia de una carencia de la enzima que metaboliza el alimento, o la imposibilidad de lidiar con grandes cantidades de éste.

En cambio, una alergia es un problema mucho más grave en el que si se ve involucrado el sistema inmunológico, que identifica la sustancia que provoca la alergia como un invasor y atacante, por lo que responde exageradamente ante el alérgeno. Los síntomas de una alergia pueden ser leves (urticaria, erupción, prurito o picor, tos, lagrimeo, dolor abdominal, vómitos o diarrea) o graves (dificultad respiratoria, hipotensión, asma, taquicardias, mareo, anafilaxia o choque anafiláctico). Una reacción anafiláctica puede causar problemas respiratorios, hinchazón de la garganta, la lengua y dificultad para tragar, pérdida de conocimiento o producir un choque en el que se ve afectado el corazón y puede producir incluso la muerte si no se trata rápidamente. Los síntomas leves pueden tratarse con antihistamínicos y corticoides. Ante una reacción anafiláctica hay que inyectar rápidamente adrenalina y acudir posteriormente a un centro médico.

Ante un caso alérgeno, una estricta dieta exenta del producto en cuestión es el único tratamiento hasta la fecha. No obstante, esto puede suponer serios problemas en la calidad de vida de los pacientes y sus familias, ya que no resulta tarea fácil de conseguir dada la presencia de estos alimentos en gran cantidad de productos elaborados. De todas maneras existen otras alternativas para tolerar en pequeñas dosis el alimento, éstas serán viables siempre y cuando nuestro medico lo veo conveniente.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en cualquiera de tus QuéBox
(Sin gluten/sin lactosa, Cuídate o Mugcake)

Consigue un descuento de
en cualquiera de tus QuéBox

5€

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.