Las alergias alimentarias que puede provocar el ejercicio

Sí, has leído bien. No es frecuente ni una excusa para dejar de salir a correr, pero ha ocurrido. Así lo ha recogido recientemente el sitio BBC World a través de las declaraciones de Joan Bartra, el coordinador del comité de alergia a alimentos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, SEAIC, afirmando que el ejercicio podría activar la aparición de las alergias alimentarias más conocidas.

Las alergias alimentarias

Al parecer, la primera vez que se tiene constancia de esta curiosa alergia a los alimentos se remonta a 1979. Entonces, un corredor de fondo lamentaba reacciones anafilácticas recurrentes, cuya intensidad era variable, siempre que practicaba ejercicio después de haber comido marisco. Se estudió su caso y se ha observado en otras personas una forma de alergia que sólo se manifiesta cuando el usuario ingiere el alimento al que es alérgico y a continuación hace ejercicio físico. Digamos que, de alguna manera, el ejercicio le activa todo el cuerpo y dinamiza la alergia.

A female road runner runs down a road at dusk at Independence Pass.

Joan Bartra aseguraba que no hay datos epidemiológicos del asunto, por lo que se desconoce el porcentaje de personas a las que podría afectar, aunque sí reveló que es más frecuente de lo que pueda parecer.

Proceso de la alergia

-Para que se manifieste, la persona consume un alimento específico al que es alérgico -sin saberlo, o sin que se muestre en circunstancias habituales- poco antes de practicar deporte.

-Conforme avanza el ejercicio, la temperatura corporal aumenta. Entonces, comienzan a aparecer picores, mareos y/o otros síntomas típicos.

-También podría manifestarse al ingerir el alimento en cuestión inmediatamente después de haber practicado deporte.

Y cuando hablamos de ejercicio, no nos limitamos a aquel que requiere un determinado esfuerzo: también podría manifestarse la alergia al andar o bailar. Ya se están investigando las causas de la reacción, aunque el alergólogo español adelanta que podría deberse a que con el ejercicio, “el alimento se absorbe con más facilidad”. Asimismo, las proteínas que causan la alergia “no se desnaturalizan” y llegan en mayor abundancia a la sangre. La interacción del alimento con el ejercicio existe durante todo el proceso de la digestión, es decir, que podría aparecer hasta cuatro horas después de la ingesta.

Alergia alimentaria: los alérgenos más habituales

Los pacientes que sufren anafilaxia inducida por ejercicio físico suelen presentar alergias a frutas y verduras, principalmente (destacan los cereales de trigo, las frutas frescas y los frutos secos). No obstante, esto no descarta cualquier otro tipo de alérgeno alimentario. Bartra señalaba que ha habido casos relacionados con especias y champiñones, así como alimentos de origen animal como los mariscos, huevo o leche de vaca.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.