El altramuz y la reactividad cruzada; ¿doble o nada?

Cuando padecemos una alergia a un alimento en concreto nos resulta, relativamente, fácil el reconocer y evitar los ingredientes que puedan perjudicarnos, pero cuando éste, además, presenta la condición de el altramuz y la reactividad cruzada puede llegar a suponernos una constante preocupación si no disponemos de una amplia información.

El altramuz y la reactividad cruzada

Por eso, hoy desde nuestro blog Que Puedo Comer intentaremos aportar algunos datos más sobre una pequeña leguminosa que puede causar graves problemas; el altramuz.

Siempre que se escucha el término “alérgico” se tiende a pensar en una única opción como medio seguro; el evitar el consumo exclusivo del alimento en cuestión. Y aunque este sea uno de los pilares básicos a la hora de tratar una alergia, no supone la absoluta solución.

En el caso del altramuz, también conocido como lupino, lupín o almorta, se plantea este inconveniente al encontrarnos ante un alimento perteneciente a la misma familia que el cacahuete, pudiendo llegar a provocar reacciones alérgicas si se es alérgico a este último.

No se trata del doble de alergia, sino de una alergia por partida doble, ya que en estos casos podría darse tanto una reacción primaria (tan sólo al altramuz), como una reacción cruzada (derivada de la alergia base a los cacahuetes o en otros casos a la soja).

Numerosos estudios han dictaminado que personas alérgicas a los cacahuetes presentan una mayor posibilidad de tener alergia a los altramuces. Dato a tener muy en cuenta debido al extendido uso que presenta esta leguminosa en la actualidad como sustituto de la harina debido a su riqueza en fibra, proteínas, vitaminas y minerales.

Parte de su fama proviene de su exención de gluten, por lo que lo convierte en el candidato ideal a la hora de buscar opciones a las harinas no aptas y, debido al creciente mercado de productos gluten free, es de vital importancia obtener la información adecuada sobre este alérgeno, no solo en el caso de la enfermedad celíaca, sino también en todos aquellos alérgicos a los cacahuetes y a la soja.

De este “candidato silencioso” que se muestra oculto en diversos productos de panadería y en algunos cárnicos, se ha llegado a documentar una tasa de reactividad cruzada de casi un 68%, cifra por la que los especialistas advierten que a la hora de su consumo se tenga especial cuidado si ya existe otra alergia de base.

Leer bien el etiquetado de cada producto que vayamos a consumir es fundamental para evitar situaciones de riesgo, y ante una situación confusa como pueda ser el encontrarnos con el famoso “puede contener trazas de frutos secos” sin especificar cuales, siempre es mejor evitarlo, porque en este caso, no deseamos llegar a la certeza a través de la duda, ¿verdad?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.