La inclusión de la información nutricional de forma obligatoria en el etiquetado de los productos alimenticios la recoge el Reglamento 1169/2011, la cual se ha hecho efectiva en diciembre de 2016, este reglamento regula la información nutricional que debe de recoger el etiquetado y la forma en que debe realizarse, concretamente son obligatorios el valor energético, la totalidad de grasas, desglosando las que sean saturadas, los hidratos de carbono indicando los que sean azúcares, proteínas y sal.

Qué Puedo Comer en su firme compromiso por ayudar a todas las personas que desean realizar una alimentación saludable, o padecen algún tipo de restricción a la hora de alimentarse, ha incluido información nutricional sobre  azúcar, grasas saturadas y sal de los más de 20.000 productos alimenticios que conforman la base de datos de su aplicación móvil. La azúcar, las grasas saturadas y la sal son los nutrientes considerados más problemáticos, siempre y cuando se realice una ingesta diaria abusiva. Además, alguno de ellos como el azúcar, es de consumo restringido en las personas que padecen algún tipo de diabetes.

Con el objetivo de que toda persona tenga una referencia de la ingesta de estos nutrientes, organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros a nivel estatal como la Sociedad Española de la Nutrición han fijado en consenso límites de referencia diario para estos nutrientes. Además organizaciones de consumidores como la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) o el Elika fundación vasca para la seguridad alimentaria han fijado unas cantidades para poder denominar a los productos como bajos en azúcar, grasas o sal, por su bajo contenido de estos nutrientes en la porción de 100 gramos o 100 mililitros.

Habiendo hecho ya referencia a los diferentes términos en el párrafo que precede, podemos familiarizarnos con ellos de la siguiente manera, la ingesta diaria recomendada (IDR) es la cantidad que se aconseja consumir diariamente de cada nutriente, son diversos los organismos de salud que la regulan y atiende a las siguientes particularidades: nivel de actividad física diaria, edad y sexo. Para los adultos existe una ingesta de referencia (IR) que aparece en todos los alimentos. En el caso de productos bajos, suele aparecer en el envase, y se utilizan para indicarlo los gramos o mililitros por cada 100 gramos o 100 mililitros, respectivamente.

Para que nos hagamos una idea estas son las ingestas recomendadas para los niños, las cuales tienen diferencias poco significativas por sexo, con la particularidad de que se prohíbe la ingesta de azúcares y sales añadidos entre los 0 meses y 2 años, siendo también muy reducida la ingesta que tienen de estos nutrientes por la reducida alimentación sólida que realizan:

Ing recomendada niño

Basado en recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría y la OMS

Para la imagen se considera un niño varón de edad comprendida entre los tramos, siendo la cantidad que aparece en la imagen la adecuada para la mayor edad del tramo y una actividad física moderada. Por ejemplo en el primer tramo de edad 0 meses a 1 año, la cantidad de sal recomendada para un niño de 1 año sería de  0,9 gramos, mientras que para un bebé recién nacido seria nula.

En el caso de adolescentes existe una ingesta diaria recomendada, mientras que como hemos comentado anteriormente los adultos tienen fijada una ingesta de referencia, siendo las cantidades diarias recomendadas de cada nutriente las siguientes:

Ing recomendada adolescente adulto

Basado en recomendaciones de la OMS

La denominación de productos bajos o sin en azúcar, sal y grasas saturadas suele ser regulada por organizaciones de consumidores y otros organismos similares, se consideran productos bajos los que tienen el siguiente contenido:

Producto bajo

Información del CECU

Enlaces de interés:

AECOSAN MSSSI-Etiquetado Nutricional

Elika-Etiquetado Nutricional

CECU-Etiquetado Nutricional

AEPED-Ingesta calórica recomendada

SEN-Ingesta diaria recomendada Sal

CECU-Ingesta diaria recomendada Azúcar

FAO-Ingesta diaria recomendada Grasas Saturadas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest