¿Como identifico si mi bebé padece intolerancia a la lactosa?

La intolerancia a la lactosa es uno de los tipos de alergia mas comunes en bebes y niños pequeños. No siempre es diagnosticada de manera sencilla, sobre todo porque muchos de los síntomas o bien pueden tardar en aparecer, o bien confundirlos con otros típicos de una patología distinta. Es muy importante que en todo momento estemos asesorados por nuestro pediatra ante cualquier mínima sospecha de ésta u otras intolerancias.

Es bien sabido que la leche materna actúa como armadura protectora ante las posibles alergias que puedan desarrollarse, pero lamentablemente esta practica no certifica una protección total sobre el bebe, por lo que pueden nacer alergias en esta etapa como por ejemplo a la lactosa.

Normalmente esta condición se da en niños con antecedentes genéticos, es decir con familiares directos alérgicos. No obstante, si que existe una peligrosa práctica que se puede evitar y de la que, ,  personal sanitario es consciente de los peligros que entraña: se trata de la administración precoz e intermitente de leche de fórmula mientras se da el pecho.

lactosa

Nos referimos al común y típico biberón que se le suministra al bebé “mientras sube la leche” o al que se recurre en situaciones especiales por comodidad o simplemente al que utilizamos como “ayuda” porque parece que el bebe se ha quedado con hambre. Esta manera de administrar la leche de fórmula, potencia el riesgo de padecer APLV (alergia a la leche de vaca) en personas genéticamente predispuestos.

En ambos casos pueden aparecer de repente en el niño determinados comportamientos atípicos como mostraste inquieto durante y una vez acabada la toma, arquearse mientras se alimenta o una de las mas típicas que sería la de rechazar el pecho o biberón. Estos síntomas que a simple vista son actos sin importancia podrían camuflar una intolerancia a la lactosa.

Si además de estas actitudes nuestro bebe muestra indicios de dolerle la tripa o sentirse incomodo, vomita a propulsión constantemente, tiene malas digestiones, sufre periodos de sueño demasiado cortos o se muestra irascible la gran mayoría del tiempo, entonces deberéis acudir a vuestro pediatra lo antes posible para consultar sobre el estado del pequeño.

De igual manera es conveniente estar atentos al mas mínimo cambio inusual en el color y consistencia de las heces si se trata de un bebé alimentado con lactancia exclusiva. Heces con moco, con hebras de sangre o con un olor muy fuerte pueden ser también señales de alarma.

En  caso de alergia a la APLV estaríamos refiriéndonos a síntomas que aparecen tras dar el biberón o el pecho al bebé. Los indicadores además de los ya nombrados más característicos son las erupciones cutáneas: el bebé comienza a llenarse de ronchas o granitos alrededor del área de la boca, barbilla, cuello u otras partes del cuerpo. Éstos son bastante llamativos por lo que el diagnostico no suele hacerse de rogar.

Pero no siempre ocurre así, ya que existen muchos casos en los que se tardan semanas incluso meses en diagnosticar la intolerancia. En este caso los indicativos que nos podrían ayudar a detectarla serían vómitos demasiado frecuentes, cólicos, heces de color extraño,reacciones cutáneas, perdida de peso, malestar o incomodidad.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.