Koftas de garbanzo y espinacas sin gluten y sin lactosa

Cada vez son más los chefs televisivos que comparten recetas aptas para celíacos, demostrando que esta enfermedad es cada vez más conocida y que cada vez es también mayor la concienciación del sector gastronómico y de la alimentación. En este apartado os vamos a explicar como llevar a cabo la elaboración de Koftas de garbanzo y espinacas sin gluten y sin lactosa.

Nos aportan ideas que cada uno de nuestros chefs interiores adaptan y convierten en maravillosos platos que sorprenden a propios y ajenos y liberan del yugo de la creencia de que los celíacos reducen su dieta a comer lo mismo siempre bien por límites o bien por miedos.

Pues una vez más contamos con vosotros para romper esas barreras y apostar por un plato rico, sabroso, nuevo y apto. ¿Preparados para empezar a invitar gente a vuestra futura cena?

Receta de koftas de garbanzo, espinacas y comino con salsa de tahini.

Koftas de garbanzo y espinacas

Ingredientes:

*Para las koftas:

  • – Un bote de garbanzos ya cocidos
  • – Harina de garbanzo
  • – Espinacas (pueden ser congeladas)
  • – Comino en grano
  • – Pimentón (dulce o picante según prefiramos)
  • – Cúrcuma

*Para la salsa:

  • – Tahini (el ecológico suele ser libre de gluten pero conviene asegurarse)
  • – Aceite de oliva
  • – Yogurt natural (si eres intolerante a la lactosa encontrarás mucha variedad apta en el supermercado,y, si por el contrario no lo eres, serviría cualquiera mientras no sea azucarado)
  • – Limón
  • – Cilantro

Elaboración:

Primero preparamos las espinacas. Si son frescas, las lavamos bien antes de pasarlas a una sartén con un poco de aceite de oliva. Tened en cuenta que las espinacas reducen su tamaño hasta casi una cuarta parte al entrar en contacto con el calor y se hacen muy rápido así que hay que estar muy atentos si queremos conservar algo de su textura.

Hechas las espinacas, las reservaremos y tostamos sobre la sartén las semillas de comino. Solo lo justo para que se tuesten un poco y desprendan su aroma. También las reservamos mientras nos ponemos con los garbanzos.

Escurrimos los garbanzos pero guardamos el agua en la que venían por si tenemos que rectificar el espesor de la mezcla. Con una batidora, los trituramos junto con unas dos cucharadas soperas de harina de garbanzo y el comino tostado, la cúrcuma y el pimentón (unas dos cucharadas de cada una y luego añadimos más según gustos).

Cuando tengamos una mezcla homogénea podemos añadir más harina de garbanzo o más agua de los propios garbanzos hasta conseguir un puré con cierta consistencia al que posteriormente daremos forma de albóndigas o croquetas. Cuando ya tengamos la mezcla a nuestro gusto, añadimos las espinacas y le damos un último “golpe” de batidora. No queremos que las espinacas “desaparezcan” en la mezcla así que será solo cuestión de mezclar todo un poco.

Y llegó el momento de artístico… Es hora de ensuciarse las manos para dar esa forma que hemos mencionado antes; o de croqueta o de albóndiga. Aquí cada uno tiene su truco; puedes usar las manos o puedes ayudarte con dos cucharas soperas. Hecha la croqueta la rebozamos en más harina de garbanzo y las pasamos por aceite bien caliente hasta que se doren (unos 2 ó 3 minutos). Escurrimos y colocamos sobre papel absorbente para eliminar el resto de aceite.

La salsa es realmente sencilla. Solo tenemos que mezclar el yogurt natural con dos cucharadas de tahini, unas hojas de cilantro fresco, el zumo de medio limón y algo de sal. Y si queremos, un chorrito de aceite de oliva.

Es un plato muy sencillo que además, nos ayuda a aprovechar esos tarros de legumbres que todos guardamos en la despensa durante años. Además, el tahini es un ingrediente que puede durar mucho en la nevera y que puedes utilizar para hacer tus propios platos marroquís (el hummus o, mejor aún, su equivalente con berenjena asada en vez de garbanzo, un plato que no olvidarás nunca). Y la harina de garbanzo es otro de esos ingredientes que quizá no conozcas aún pero que está muy presente en la cocina india y la árabe, es muy nutritiva, aporta mucho sabor y, como no, es libre de gluten.

Koftas de garbanzos y espinacas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.