La alimentaria, la alergia más frecuente del verano

Tradicionalmente se ha considerado la época estival como libre de reacciones alérgicas. No obstante, las alergias alimentarias están creciendo de una manera preocupante tal y como coinciden muchos expertos en la materia. Hasta el punto que se ha convertido en la triste protagonista del verano en cuestión de alergología.Por lo que se trata de la alimentaria una de las principales alergias que nos afectan durante esta época del año.

La alimentaria, la alergia más frecuente del verano

La alimentaria

La alergia más frecuente del verano es la alimentaria. Esto se debe a que “descuidamos” más lo que comemos: nos invitan a barbacoas, comemos más fuera de casa, no sabemos decir “no”, ponemos la excusa de “estoy de vacaciones” para probarlo todo, hacemos comidas copiosas… En definitiva, todo el cuidado que llevamos el resto del año se relaja en las vacaciones. Cambiamos la rutina. Ingerimos alimentos como helados que pueden estar compuestos, sin saberlo, de frutos secos, frutas, pescados, etc. Y esto puede resultar fatal sobre nuestro organismo.

Acudir a un especialista

Ante cualquier síntoma de malestar, es muy importante acudir a un especialista. Un alergólogo sabrá determinar cuál es la causa de la reacción alérgica y nos aconsejará sobre cómo actuar contra ella. Los casos más graves pueden llegar a ser mortales, como ocurrió el año pasado con un niño que ingirió un yogur de soja en Madrid en una excursión del colegio. No es lo más habitual, pero ocurre, y cuesta muy poco tomar las medidas necesarias para evitarlo.

La alergóloga Sara Martínez, de la policlínica Gipuzkoa, declaró en una entrevista que actualmente es posible diagnosticar las causas de las reacciones alérgicas de una “manera fiable” en base a “técnicas moleculares o pruebas cutáneas”. “La inmunoterapia está permitiendo curar y controlar las reacciones alérgicas con total seguridad”, sostenía. Por ello, es importante acudir a un alergólogo ante la más mínima duda de existencia de una alergia alimentaria.

Prevención, desde el nacimiento

En cuanto a la prevención y los tratamientos, son varios: desde tratamientos farmacológicos hasta inmunoterapia o exposiciones orales. Lo ideal es prevenir la aparición de alergias alimentarias, y en esta línea se está investigando mucho a través de la exposición a alimentos problemáticos en niños pequeños.

Como proponía la revista británica The New England Journal of Medicine, dar cacahuetes a los lactantes con alto riesgo de alergia alimentaria (si la padece la madre y/o el padre, o hay casos en la familia) es útil antes de los 11 meses. Si se continúa esta ingesta, reducida paulatinamente, hasta los tres años, se podrían reducir hasta un 80% las probabilidades de manifestar alergias a los cacahuetes con cinco años.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.