Las dietas sin gluten y la mala nutrición… no van de la mano

“Varios estudios científicos afirman que entre el 20% y el 38% de pacientes con enfermedad celiaca tienen problemas nutricionales, como  desequilibrios en dietas sin gluten y en la ingesta de calorías y proteínas y carencias en la aportación de fibra, minerales y vitaminas al organismo, bien causadas por la baja calidad nutricional de los productos sin gluten, o por elecciones erróneas a la hora de alimentarse”, explica Cristina M. Rosell.

El comentario de esta investigadora del CSIC pone de manifiesto algo que un elevado número de nutricionistas y médicos, e incluso gran parte de ese 25% de personas celíacas, ya venían advirtiendo.

Dietas sin gluten

Las dietas sin gluten pueden llegar a suponer una verdadera tortura cuando se acaba de obtener el diagnóstico, y por ello, muchas personas celíacas van a lo “seguro” optando por los productos específicos sin gluten. ¿Pero y si de esa seguridad a precio de oro hubiesen comenzado a surgir dudas?

La dieta sin gluten y la mala nutrición… Una de ellas podría ser perfectamente el elevado consumo de grasas saturadas, ya que mucha de esta comida sin gluten contiene un alto nivel de calorías compuesta, en gran medida, por grasas y azúcares. ¿El mejor ejemplo de ello?, los productos de bollería y el pan, género del que se advierte se tenga una particular atención por la sugestión que puede suponer cuando al inicio de la dieta todo parecen restricciones. Sin embargo, en este tipo de alimentos se recurre de manera frecuente al uso de grasas saturadas para un sabor, volumen y resultado más “logrado”, pasando factura a la larga con consecuencias como la obesidad o subidas del colesterol a ritmos vertiginosos.

Otra duda que se nos plantea pudiera ser la equivalencia entre “sin gluten” y “0% gluten”. Desde diversas asociaciones se explica que un producto “sin gluten” no implica que esté libre totalmente del mismo, sino que contiene una parte inferior a 20 ppm (partes por millón y cantidad que sería “tolerada”) pero no 0 ppm, ya que esta cantidad la encontraríamos en productos libres de gluten por naturaleza como la verdura, las hortalizas, carne, pescados, frutas y huevos entre otros.

Son llamativos los casos de personas celíacas que consumiendo estos productos como base principal de su dieta sientan molestias, duden de la dieta e incluso se hable de un cierto estancamiento en el progreso, pero la respuesta es sencilla; esa suma de pequeñas partes constituye un todo, un todo que va creciendo cada vez que ingerimos nuevamente un producto. Y no se trata de demonizar este género, pero sí facilitar toda la información posible a su consumidor, porque al fin y al cabo, ese “sin” es su medicamento.

La dieta sin gluten puede, y debe, ser rica, sana, saludable y sobre todo, equilibrada. La creencia de que una dieta es sinónimo de restricción debería ser desterrada y creer con convicción que existen alternativas. No significa dejar de comer algo, sino aprender a alimentarse.

 

 

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Un Commentario

alimentos sin gluten

En mi casa tenemos a mi hijo con intolerancia al gluten y una vez te acostumbras puedes hacer dietas muy equilibradas y sin contaminación cruzada ni nada. También compramos congelados que son muy sanos de la marca Eismann, que además ahora han ampliado su gama.
Laura

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.