La enfermedad celiaca no tiene dónde esconderse

Conocidos son los casos, más si se trata de adultos con sospecha de la enfermedad, en los que, a pesar de análisis negativos y endoscopia negativa, la persona desarrolla todos los síntomas propios de la enfermedad celíaca.

Todo este periplo de pruebas, sentenciadoras para algunos y no determinantes para otros, conducen a dudas y a alargar un proceso de toma de decisiones que, tanto sea la EC como otra cosa, sigue perjudicando al paciente.

Y es que para mucha gente con estos síntomas pero sin esas pruebas “determinantes”, el lograr un diagnóstico puede convertirse en una verdadera carrera de fondo.

Analíticas, biopsias e incluso test de ADN (las conocidas pruebas genéticas) pueden llegar a supeditar o condicionar la opinión de un profesional que base más su criterio en los resultados y no en los síntomas (siendo estos últimos siempre claros y no existiendo posibilidad de otra afección).

Actualmente, muchos de estos pacientes basan su diagnóstico en esa prueba genética, que determina y marca el grado en que la persona es susceptible de desarrollar la enfermedad. No da un positivo o un negativo, pero en ocasiones es válida para que, junto con los síntomas presentados, se determine la retirada del gluten debido a enfermedad celíaca.

La enfermedad celiaca

Hoy en día, los datos en torno a este tema siguen siendo algo alarmantes, ya que se estima que la prevalencia de la enfermedad está en torno al 1% de la población mundial. Y a pesar de ser tan alta, también se calcula que el 75% de los enfermos no están diagnosticados. Y es que esta enfermedad es bastante difícil de diagnosticar, como hemos comentado anteriormente, tanto por lo variante de sus síntomas en los adultos como por las muchas variables que se pueden dar en las pruebas que a día de hoy se realizan para poder dar con los rasgos distintivos de la intolerancia al gluten. Una de esas variables es la propia morfología del intestino que impide que las gastroscopias y colonoscopias lo recorran por completo para dar con los daños en las vellosidades en su total recorrido), uno de los más claros indicios de haber desarrollado la enfermedad.

Pues bien, hoy se cuenta con una nueva herramienta que permite, de forma menos invasiva, explorar a fondo nuestro organismo para dar con esas lesiones en nuestros intestinos que a veces están tan escondidas que arrojan resultados negativos falsos simplemente porque no se veían, pero que estaban ahí. Se trata de la cápsula endoscópica.

No es una técnica tan novedosa. Muchos la hemos visto en series de televisión de médicos bordes pero entrañables. Sin embargo, su uso en primera línea para la detección de la enfermedad celíaca sí es algo nuevo que propone el Doctor Ignacio Fernández-Urien, especialista del Aparato Digestivo y miembro de la Sociedad Española de Patología Digestiva), quien asegura que “ la cápsula endoscópica permite la exploración del tubo digestivo de forma cómoda, eficaz y segura para el paciente” y que “ha supuesto una auténtica revolución en este campo” al permitir alcanzar aquellas zonas a las que no llegan las técnicas que hoy en día se siguen utilizando como primera opción.

Esta técnica es especialmente útil en pacientes con sospecha de la enfermedad con resultados negativos o en los que no es posible hacer una gastroscopia con toma de biopsias duodenales. También es muy útil en el seguimiento de pacientes celíacos en tratamiento, en especial para el seguimiento de aquellos que no responden adecuadamente a la dieta sin gluten, ya que permite comprobar si hay complicaciones deirvadas de la enfermedad que hacen más difícil su recuperación y cuyo tratamiento es completamente diferente al de la intolerancia al gluten por enfermedad celíaca.

En una sociedad en la que se calcula una alta tasa de infradiagnosticados, técnicas como esta pueden hacer que la vida de muchos enfermos, que no encuentran la confirmación a su enfermedad pero que sufren todos sus síntomas, encuentren al fin la razón de su malestar y puedan ponerle nombre, y solución, a sus dolencias.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.