La leche sin lactosa crece en un mercado a la baja

La leche  no vive un buen momento en el mercado español. Entre junio de 2014 y junio de 2015 sus ventas en volumen (por litros) bajaron un 2,5%, una caída que representa el 3% en euros (porque su precio ha caído un 4,6%). En cuanto a la leche con calcio, muy popular en ciertas épocas, ha perdido un 10,9% de las ventas. Frente a estos datos negativos se alza, de forma sorprendente, la venta de la  leche sin lactosa: en dicho periodo creció un 27%. ¿Por qué?

La leche sin lactosa crece en un mercado a la baja

La leche sin lactosa

La leche sin lactosa apareció en España allá por el año 2008, una fecha que en realidad tampoco es tan lejana. Este nuevo producto lo empujaba la creciente demanda de una ‘minoría’ intolerante a la lactosa (que ya no es tal, ya que se estima en un 34% el porcentaje de población que podría sufrir esta intolerancia, en mayor o menor grado). Hoy día, esta leche no la consumen únicamente las personas intolerantes, sino todas, motivadas por la conciencia de mantener una alimentación sana en la que la leche convencional ha salido de su vitrina de producto esencial e intocable.

Hoy la leche clásica sigue reinando en ventas con el 66,7%. Después iría la leche con calcio, con el 10,9% y ya, seguida muy de cerca, por la leche sin lactosa, que ya tiene el 7,8% de las ventas totales, una considerable cuota de mercado dentro de este sector, con una facturación que alcanza los 168 millones de euros.

La fiebre ‘sin lactosa’ no afecta, como sabemos, solo a la leche: está apareciendo una auténtica economía paralela en la industria láctea y en los supermercados ya se pueden encontrar, en mayor o menor abundancia, yogures, natillas, quesos, postres y batidos sin lactosa. El aumento de la demanda ha empujado al desarrollo de este mercado con la innovación de sabores y productos alternativos a los clásicos.

Beneficios de la leche sin lactosa

Va creciendo el consumidor de leche sin lactosa, con o sin intolerancia a ella, avalados por diversos estudios y nutricionistas que aconsejan reducir la ingesta de lácteos en la etapa adulta (porque la lactosa erosiona las paredes del aparato digestivo). Es una ‘moda’ que, de momento, parece no tocar techo.

Entre los beneficios de esta leche se encuentran los de la tradicional: ingesta de calcio que favorece el fortalecimiento de los huesos, potasio, fósforo, sodio, zinc… Además, permite cocinar todas las recetas que requieren leche tradicional sin notar cambios en su elaboración o sabor.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.