La malabsorción de la fructosa y el sorbitol

Antes de hacer un post para explicaros la Intolerancia Hereditaria a la Fructosa (IHF), os queremos hablar de la malabsorción de la fructosa. La malabsorción de la fructosa y el sorbitol es una dolencia mucho más común que la IHF. Se calcula que un 30% de la población la padece.

¿Qué es la fructosa?

Para saber y hacernos una idea general de la malabsorción de la fructosa, vamos a empezar explicando que es la fructosa. La fructosa es el azúcar que se encuentra de manera natural en las frutas, y que se ingiere de manera común en forma de sacarosa. La sacarosa está formada por glucosa y la dicha fructosa. En condiciones normales, de una persona que no presenta ni la intolerancia ni malabsorción, la fructosa y la glucosa se separan en el intestino. Si existe una intolerancia o una malabsorbión este paso se ve afecta de manera más o menos grave, como vamos a ver a continuación.

La malabsorciónLa malabsorción de la fructosa

¿En qué consiste la malabsorción de la fructosa?

La malabsorción de la fructosa aparece cuando las células intestinales no son capaces de absorber, en su totalidad o parcialmente, la fructosa. Cuando esto sucede aparecen una serie de diferentes síntomas gastrointestinales como el dolor abdominal, la diarrea, nauseas, vómitos y gases. Esta situación puede ser irreversible o reversible y el diagnóstico se realiza mediante un test de hidrógeno espirado.

La malabsorción puede darse de dos maneras. Si se produce de manera total, es decir, no se absorbe la fructosa, la situación que padece el paciente se asemeja mucho a una Intolerancia Hereditaria de la Fructosa. En caso de que se produzca de manera parcial, la situación es muy diferente, especialmente respecto a la dieta. En el primer caso, no se ingiere ningún alimento con fructosa. En el caso de una malabsorción parcial de la fructosa, se pueden ingerir los siguientes alimentos.

Lácteos:

Leche, queso, yogur, mantequilla y margarina, y leches en polvo que no contengan sacarosa en su formulación. En cambio, no se pueden consumir productos como la leche condensada, batidos o helados, y yogures con frutas o sabores.

Carnes y pescados:

Pueden consumirse todos los tipos de carne,embutido y pescado, siempre y cuando no hayan sido procesados para su venta.

Huevos.

Grasa. (Mantequila, margarina, aceites vegetales, manteca)

Vegetales y legumbres.

Cereales.

Productos elaborados a partir de tapioca, maíz, arroz, trigo, centeno o avena.

Postres, galletas y helados.

Todos los elaborados sin fructosa ni sorbitol.

Sopas.

Mermeladas, dulces y frutos secos.

Siempre y cuando no hayan sido elaborados con fructosa o sorbitol.

Bebidas.

Excepto los licores, zumos y batidos de frutas, las bebidas con cola, naranja o limón.

Condimentos y salsas.

Excepto el ketchup y las salsas elaboradas con fructosa o sorbitol.

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

2 Commentarios

Maria luisa García calvo

Muy interesantes todos estos artículos, son de mucha utilidad, muchas gracias

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.