Lactancia materna y leche de fórmula. Factor de riesgo para APLV

No es la primera vez que os hablamos de la lactancia materna y más concretamente de la alergia a la leche o APLV. Como ya sabéis, este tipo de alergia es una de las más comunes, especialmente entre los más pequeños. Hasta un 2% de los bebés menores de un año pueden sufrir esta alergia. De este porcentaje, un 85% habrá superado la alergia antes de los tres años.  En esta ocasión, os vamos a hablar de uno de los factores de riesgo clave en su aparición. Claro está, que se den dichos factores no implica necesariamente que aparezca la APLV.

Los factores de riesgo que pueden actuar como desencadenantes de la alergia son los siguientes:

El consumo precoz de proteína de leche de vaca con el posterior consumo de leche materna.

La combinación de PLV y lactancia materna.

Es decir, ingerir proteína de leche de vaca antes de iniciar la lactancia materna o como complemento durante su desarrollo. Estamos hablando de las conocidas leches de inicio o leches de continuación. Pero… ¿Porqué sucede esto?

Schwerin, Bezirkskrankenhaus, NeugeborenenstationLactancia materna

Los biberones que se ofrecen a los pequeños con la llamada leche de inicio o leche de continuación, tienen una composición concreta y es donde está la clave para que se les considere un factor de riesgo.

Su composición se realiza a partir de la leche de vaca, pero se modifica para que se parezca al máximo a la leche materna y los pequeños puedan aprovechar sus propiedades. Esta  modificación consiste en lo siguiente: se añade suero láctico para que la proporción de proteínas séricas/caseína sea de 40/60. Esto provoca un aumento de betalactoglobulina, una proteína que no existe en la leche materna y que se considera un alérgeno muy potente. Finalmente, la formulación de este tipo de leches hace que la betalactoglobulina y la caseína (dos alérgenos muy importante) entren en contacto con el organismo del bebé, que aún está poniendo en marcha y desarrollando por completo su tolerancia inmunológica.

¿Cuándo se le ofrece al bebé la leche de fórmula? ¿En qué situaciones?

Suele ocurrir que tras el parto, por alguna razón, la madre y el bebé no puedan adaptarse a la lactancia materna. El típico caso de “la leche no sube”, grietas, dolores muy fuertes… Para que el niño no llore y no baje de peso de forma muy brusca, se le da un biberón de leche de fórmula.

También puede suceder que la lactancia materna no se esté desarrollando debidamente, y que el bebé no aumente el peso adecuado. En estas situaciones, se combina la leche materna con este tipo de biberones.

¿Hay alguna posible solución?

Hoy por hoy, para prevenir la aparición de APLV y para alimentar al bebé cuando esta ya ha aparecido, se recurre a los biberones de leche hidrolizada.

La leche hidrolizada es un tipo de leche considerada como de “uso médico” especial y está pensada para los pequeños y pequeñas de 0 a 36 meses. Su formulación es muy sencilla: no contiene proteína de leche de vaca ni sacarosa. El olor y el sabor pueden resultar un poco amargos y desagradables, pero actualmente es una de las soluciones con mejores resultados, ya que las leches vegetales no se deben administrar hasta los dos años de vida.

En cualquier caso, cada decisión con la alimentación de nuestro bebé debe tomarse tras consultar con su pediatra.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Un Commentario

Tote

En el último apartado se da a entender que para alimentar a un bebé con APLV sólo se puede dar leche hidrolizada y no es cierto. Se puede dar lactancia materna siempre que la mami elimine de su dieta la proteína de la leche de vaca.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.