Leche sin lactosa: ¿qué tipo de leche es más beneficiosa?

El aumento de las alergias e intolerancias alimentarias en los últimos años (y que no para de crecer) ha puesto la leche en el punto de mira, como uno de los peores males. Es así, que cada vez más personas prescinden de la leche de vaca en su dieta, a pesar de no sufrir intolerancia a la lactosa. Las marcas, al día de los nuevos hábitos de consumo, se han apresurado a lanzar leche sin lactosa para captar a los nuevos consumidores. Pero, ¿es esta leche más beneficiosa que la tradicional?

Leche sin lactosa: ¿más beneficiosa?

Leche sin lactosa

Como ya hemos hablado en el blog de Qué Puedo Comer, la intolerancia a la lactosa puede darse en el inicio de la vida de una persona, pero es más frecuente que se desarrolle con el paso de los años. No es de extrañar que un adulto que ha tomado leche toda su vida sin ningún problema, de repente un día se encuentre con el estómago hinchado sin motivo aparente. Muchas veces esto se deriva de una intolerancia a la lactosa.

Al igual que pasa con quienes no pueden consumir alcohol y no tienen que renunciar al sabor de una buena cerveza con las modalidades ‘0.0’, un intolerante a la lactosa tampoco tiene que dejar de consumir leche si le gusta: para eso están las que no tienen lactosa y que hoy consumen muchos, incluso sin sufrir la intolerancia.

¿Qué es la lactosa?

¿Es aconsejable para quienes no son intolerantes? Bien, la lactosa es un azúcar que está presente en las leches de origen animal, también en la leche de las mujeres. La cantidad de azúcar varía dependiendo del animal. Lo cierto es que muchos autores defienden que los lácteos erosionan las paredes del aparato digestivo imposibilitando, así, una correcta absorción de otros nutrientes.

La leche sin lactosa que comercializan hoy día muchas marcas es igual que una leche normal, pero sin dicho glúcido. Por tanto, alimenta, nutre y engorda como la leche ‘normal’. La gran diferencia es que sin lactosa, la leche es mucho más digestiva.

Recuerda que la leche sin lactosa no es apropiada para controlar el estreñimiento; para ello, debes elegir una a la que se le haya añadido fibra vegetal.

Si tu bebé presenta intolerancia de nacimiento, es posible encontrar preparados de leche maternizada sin lactosa. No obstante, antes de suministrarle una leche de este tipo, sé precavido y no te olvides de consultarlo con el pediatra.

Leche sin lactosa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.