¡Me lo pido! Cuando los alérgenos no son un juego

“¡Eso no se come!” es una frase que todo niño alérgico o intolerante ha escuchado numerosas veces a modo de advertencia. Cuando los alérgenos no son un juego, todo lo que se haga para tratar de localizarlos no está demás.

Y aunque para algunos esta frase encierre un consejo, para otros supone la clave del bienestar. ¿Pero qué ocurre cuando estas palabras van más allá de lo alimentario y hacen acto de presencia en algo tan usual como pueden ser los juguetes?

Hoy en nuestro blog de Que Puedo Comer os contamos cómo jugar sin trampa ni cartón, y lo más importante, sin alérgenos.

Cuando los alérgenos no son un juego

Actualmente los juguetes suponen uno de los productos de mayor consumo, como protagonistas de fechas señaladas como cumpleaños o navidades, reportando alegría, sorpresa e ilusión.

Elegir el juguete adecuado para un niño es primordial por numerosas razones, pero éstas no son siempre el único factor a tener en cuenta. No se trata de alarmarse, prohibir o demonizar determinados artículos, sino de adaptarse a las circunstancias para que los más peques puedan disfrutar plenamente.

Estos productos podrían suponer un riesgo si nuestros hijos entrasen en contacto con ellos, pero sobre todo si los consumiesen, siendo éste uno de los factores principales; su accidental o inconsciente ingesta.

En estas situaciones, el alérgeno dañaría por su ingesta, que en muchos casos se daría por la temprana edad del niño y su conocida fase de investigador tipo Sherlock Holmes bucal, un riesgo que podría paliarse a medida que vaya creciendo y sea consciente de que su manipulación puede ser segura siempre y cuando actúe de manera responsable siguiendo pautas tan sencillas como lavarse las manos tras su uso o no llevárselo a la boca.

Entonces, ¿cómo deberíamos actuar hasta ese momento? Simplemente igual que haríamos en cualquiera de los demás ámbitos; buscar alternativas y disfrutar de ellas aunque a veces nos resulte complicado pensar en posibles soluciones.

Y para ello os enumeramos aquellos juguetes que presentan alérgenos en su composición, para que el jugar no se convierta en un motivo de preocupación y sí en una satisfacción sin límites o restricciones.

  • – Moldeando, moldeando nos encontramos con la plastilina. Este juguete básico en la mayoría de las casas y muy usado en los colegios para desarrollar la motricidad de los más pequeños, puede llegar a presentar en su constitución harina de trigo. Y aunque el tacto no supondría el mayor riesgo, la curiosidad del niño y su necesidad de explorar podrían llevarle a introducírselo en la boca, por lo que nos encontraríamos ante un juguete a evitar o permitir bajo supervisión. En este caso, la higiene es fundamental, y si optamos por su uso, es importante enseñar a nuestro hijo la importancia de su empleo en superficies cubiertas para evitar una posible contaminación, el lavarse las manos o el evitar tocar otras cosas antes de hacerlo. Hoy en día existen en el mercado diversas marcas que carecen de gluten al emplear otros ingredientes en su elaboración. Y es más, incluso podemos realizar nuestra propia plastilina casera, una opción muy divertida, sencilla y sobre todo, segura 100%.
  • – ¡Cocinero, cocinero!… Debido al éxito que determinados kits de cocina empezaron a tener surgieron multitud de opciones para que los más pequeños llegasen a convertirse en verdaderos chefs. Fábricas de chocolate, de helados, de dulces, de bebidas e incluso de algodón de azúcar invadieron las tiendas para hacer las delicias de muchos niños, convirtiéndose en ocasiones en un error. Y es que no podemos olvidar que esa comida no es un juguete pese a que venga envuelta como tal, sino que se trata de un alimento más con los posibles alérgenos que cualquier otra de su misma categoría contendría.
  • – La vuelta al cole… Aunque no se trate de juguetes y sí de material escolar, es algo tan significativo y digno de mención como todo lo anterior. Y es que la seguridad escolar no se limita al comedor únicamente, sino también a sus aulas, lugar donde nuestros hijos pasan la mayor parte del tiempo. Ceras, pinturas, temperas, y diversos productos podrían contener alérgenos, y ante esto, numerosos colegios facilitan un listado al inicio de curso aportando una detallada información sobre ellos.
  • – Sombra aquí, sombra allá… Maquíllate, maquíllate. Uno de los productos estrella ha sido siempre el kit de maquillaje. Un amplio muestrario de cosméticos para cara y cuerpo que podrían pasar factura si no estamos atentos a sus ingredientes, ya que muchos podrían contener huevo, leche o trigo. Al igual que con la plastilina, es fácil encontrar opciones, siendo la más demandada el set de maquillaje con base de agua, exento de gluten y sin fragancia alguna que pudiese ser perjudicial.

Como veis en cuestión de alérgenos no se puede bajar la guardia, pero también es cierto que parte de la independencia de nuestros hijos reside en la confianza que depositemos en ellos para fortalecer su autoestima sin generar temores sino seguridad en sí mismos basada en una información clara.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

3 Commentarios

Leticia Vijuesca

Hola Rosa, ¡gracias por tu comentario y por tu aportación!. El objetivo era indicar ese riesgo que implica el consumo accidental de estos juguetes que todos tenemos en casa o a nuestro alrededor. Muchas gracias por tu apunte, proporciona información muy útil.

Reply
Rosa

Esta información no es correcta, ya que, aunque para un niño intolerante, el contacto con el alimento al que no es ni supone riesgo alguno, no es así en el caso de un alérgico. El contacto e incluso la inhalación para un alérgico sí supone un riesgo, incluso un riesgo importante en algunos casos que puede suponer problemas respiratorios, cutáneos y un malestar general bastante importante. En casos más extremos puede producir incluso anafilaxia.
Por tanto el peligro para un alérgico no es sólo la ingesta accidental del alérgeno sino la mera puesta en contacto con él en cualquiera de las formas posibles.

Reply
María

Hola Rosa, hemos querido aclarar que el mayor riesgo recae en su ingesta accidental. No obstante, hemos actualizado la entrada teniendo en cuenta su comentario. ¡Muchas gracias!

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.