Muffins sin lactosa y sin fructosa. Apto para celíacos

Cuando hablamos de alergias o intolerancias a menudo pensamos en ellas de manera aislada y las definimos como términos independientes, pero son muchos los casos en los que no se da ni una ni dos, sino hasta tres tipos distintos a la vez, por eso en esta ocasión vamos a preparar Muffins sin lactosa y sin fructosa, aptos para celiacos.

Cuando esto se produce, es complicado creer que la dieta va a ser fácil, pero os podemos asegurar que, guiados por buenos profesionales y, con los ingredientes adecuados, esos miedos terminan disipándose enseguida.

Además, actualmente existen numerosas recetas aptas para cubrir todo tipo de necesidades en cuestión de alérgenos, y, como muestra de ello, hoy os traemos unos ricos muffins que os dejarán sin palabras de lo buenos que están.

Muffins sin lactosa y sin fructosa. Apto para celíacosÉstos, son aptos para celíacos, intolerantes a la lactosa y no contienen fructosa, ¿así que qué estáis esperando para poneros manos al muffin?

Muffins sin lactosa.

Ingredientes:

  • 140 g de harina de arroz
  • 75 g de harina de maíz
  • 20 g de levadura
  • 18 ml de stevia
  • 170 ml de leche sin lactosa
  • 85 ml de aceite de oliva

Elaboración:

Para preparar estos deliciosos muffins, nosotros hemos recurrido a un edulcorante muy usado en caso de malabsorción de la fructosa; se trata de la stevia. No obstante, si en casa disponéis de otro o, simplemente preferís alguno distinto que os guste más, podréis usarlo sin problema.

Tamizamos cada tipo de harina y los ponemos juntos en un bol. Añadimos la levadura (que debe ser de repostería) y reservamos.

Montamos las claras (previamente separadas de las yemas) a punto de nieve y reservamos.

Mezclamos las yemas junto con el edulcorante (en este caso la stevia), y le vamos incorporando la leche y el aceite de oliva mientras batimos hasta obtener un resultado homogéneo y de textura cremosa.

Precalentamos el horno a 170 grados.

Cuando tengamos lista nuestra preparación anterior, tocará el turno de los ingredientes secos; las harinas y la levadura.

Las echamos de manera gradual (para que no nos cueste remover) y mezclamos con algún utensilio resistente que nos permita manipular bien la masa y no deje restos de harina sin integrar.

Por último, añadimos las claras y movemos con unas varillas para que, al introducir aire, el resultado sea más blandito y esponjoso.

Con la masa ya finalizada, la echamos en los moldes (recordad no llenarlos demasiado para que no se salga una vez que empiecen a cocinarse) y metemos al horno durante 25 minutos (dependiendo del tipo de horno que tengáis en casa y de la potencia del mismo).

Es importante que a mitad de tiempo las echéis un ojo para ver si se han empezado a dorar, ya que no queremos que se nos terminen quemando por la bese o se queden demasiado secos.

Transcurrido ese tiempo las sacamos, dejamos enfriar y ¡a comer estos geniales muffins sin lactosa, sin fructosa y aptos para celíacos!

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Un Commentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.