Calcio en intolerantes a la lactosa; para unos huesos fuertes

¿Cuántas veces habéis oído de boca de nuestros padres la famosa frase “toma calcio, que es bueno para los huesos”? Hoy veremos que ocurre con el calcio en intolerantes a la lactosa.

Pues bien, junto a la misteriosa predicción a modo de aviso para que cojamos un jersey porque va a llover, es una frase muy cierta.

Calcio en intolerantes

El calcio, fundamental durante el desarrollo para un correcto funcionamiento óseo en la edad adulta se encuentra en diversos alimentos, principalmente en los lácteos y sus derivados (constituyen un aporte de alrededor de un 80%), ¿pero qué ocurre entonces en caso de ser intolerante a la lactosa y suprimir estos alimentos en la dieta?

Si queréis saber más acerca de las alternativas existentes no os perdáis esta nueva entrada en el blog de Que Puedo Comer.

Asociar una intolerancia a una dieta variada es posible siempre y cuando la nutrición esté basada en un equilibrio que cubra todas las necesidades de nuestro organismo. Una de ellas es la correcta formación y desarrollo de los huesos y dientes, algo muy importante desde la infancia que puede evitarnos muchos problemas siendo adultos, y en la que el calcio juega un papel principal.

Encontrar opciones es fácil y a cual más rica, así que os dejamos unas cuantas para que tanto vuestros peques como vosotros os convirtáis en verdaderos “huesos duros de roer”:

  • Leches sin lactosa; Al igual que la leche de soja, las leches vegetales elaboradas con frutos secos aportan calcio y son un buen sustituto en desayunos o meriendas.
  • Frutas; Especialmente los cítricos. Curiosamente una naranja o un limón contiene más cantidad de calcio que de vitamina C.
  • Pescados que se pueden comer con espina; las sardinas o las anchoas constituyen cerca del 30% de la cantidad de calcio recomendada para consumo diario.
  • El salmón; Fuente de Omega 3, aporta menos cantidad que los anteriores pescados mencionados (un 18%), pero aun así, su consumo es altamente recomendable.
  • Legumbres; La cantidad de calcio contenido en ellas es bastante elevado, destacando la soja y sus derivados.
  • El tofu; Este derivado de la soja es una de las alternativas al queso y supone un aporte elevado de calcio.
  • Carnes; especialmente las magras.
  • Huevos y derivados.
  • Frutos secos; almendras, nueces y avellanas.
  • Vitamina D; Esencial para una buena absorción del calcio, debemos mantener los niveles de esta vitamina que podemos encontrar en alimentos como huevos y pescados o en algo tan sano como los rayos del sol.

Estas son algunas de las alternativas que os ayudarán a evitar un déficit de calcio que a la larga pueda desembocar en graves problemas de osteoporosis, porque ya sabéis que unos huesos fuertes son unos huesos sanos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

2 Commentarios

Leticia Vijuesca

¡Muchas gracias a ti Paloma por seguirnos y por tu comentario!. Nos alegra mucho saber que toda la información que intentamos daros os ayuda en lo máximo posible. Gracias nuevamente.

Reply
paloma

Me parece interesantisimo tada la informacion que nos dais y de muchisima ayuda gracias

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.