Pestiños sin gluten, sin lactosa y sin huevo

Que en Semana Santa no pueden faltar ni las torrijas ni el potaje es algo más que sabido, pero como en la variedad está el gusto, os proponemos un postre, también muy santo,además sin lactosa y sin huevo para pasar estas vacaciones con buen sabor de boca, se trata de pestiños sin gluten para todas aquellas personas con alguna intolerancia.

La receta de hoy en Que Puedo Comer es, además, apta para celíacos, intolerantes a la lactosa y alérgicos al huevo, por lo que no habrá excusa para no probarlos…

¿Preparados para hacer pestiños sin gluten, sin lactosa y sin huevo?

Pestiños sin gluten

Ingredientes:

  • 300 gramos de harina sin gluten
  • 50 gramos de aceite de oliva
  • Cáscara de naranja
  • 50 gramos de anises
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 tacita de vino blanco
  • 1 copita de anís
  • Una pizca de sal
  • Miel
  • Azúcar
  • Agua

Los pestiños pueden hacerse con miel o con azúcar, por lo que dependiendo del tipo que elijamos hacer usaremos un ingrediente u otro. ¿Aunque por qué no hacer de los dos?

Elaboración de pestiños sin gluten sin lactosa y sin huevo:

  • El primer paso que debemos hacer es el de aromatizar una parte del aceite, y para ello, en un cazo calentaremos la misma junto con la cáscara de naranja y los anises. Cuando empiecen a tomar color (es importante no descuidarnos porque se pueden quemar y dar mal sabor al aceite), retiraremos y cuando se enfríe lo colaremos y añadiremos a la parte restante de aceite.
  • Mezclamos la harina con el bicarbonato y vamos añadiendo los ingredientes líquidos comenzando por el aceite. Amasamos.
  • Cuando la masa adquiera una textura compacta estará lista y la dejaremos reposar alrededor de 45 minutos. Truco; si queréis podéis envolverla en papel film para evitar olores.
  • Una vez trascurrido ese tiempo, estiramos la masa y cortamos círculos del tamaño que deseéis o hacemos bolas. Se trata de un postre muy dulce, y si los hacéis con miel pueden acabar siendo muy pesados si los realizamos demasiado grandes.
  • Estiramos cada círculo o cada bola (bien con la mano, bien con un rodillo) hasta conseguir una forma ovalada.
  • Unimos los lados más largos y listos para freír. Truco; si humedecéis una de las puntas con un poquito de agua, se pegará mejor y no se abrirá al freírlo.

Para el baño:

  • Con miel; Haremos un almíbar de miel (reducimos en una cazo junto con agua), y los dejaremos reposar en él escasos minutos.
  • Con azúcar; después de fritos los bañamos vuelta y vuelta en azúcar.

¿A qué ya estáis deseando que llegue la hora del postre?

IMG_20150330_121120_1

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.