Y el polígrafo determina… ¡que miente! Alergias, intolerancias y mitos

 Modas, falsas creencias, disparatadas afirmaciones y, en todos los casos, falta de información, han dado lugar a una serie de cuestiones demasiado cuestionables relacionadas con la intolerancia y alergias.

Gran parte de estos equivocados mensajes confunden y provocan dudas que no benefician en modo alguno, y por ello hoy en nuestro blog Que Puedo Comer queremos dejar los “Érase una vez…” para los cuentos y analizar cada uno de esos mitos.

Allá vamos:

  • “Alergia e intolerancia. Tanto monta, monta tanto”; En cuestión de alérgenos es fundamental distinguir estos dos conceptos debido a las consecuencias que pueden provocar cada uno de ellos. Tan temidas en ambos, las reacciones que se producen en caso de ingesta son diferentes, presentando problemas, principalmente, a nivel digestivo en lo referente a la intolerancia e inmunológicas cuando se trata de una alergia, pudiendo llegar a sufrir un shock anafiláctico en este último caso. Y aunque en este punto podríamos hacer una larga lista de controversias surgidas a raíz de los diversos conceptos, os enumeramos brevemente algunos:
  • Intolerancia a la lactosa vs alergia a la proteína de la leche / alergia a la leche; Mencionar estos términos es en ocasiones una batalla, y cabe mencionar que la alergia a la lactosa no existe, porque ésta es un azúcar natural de la leche y no una proteína (caseínas y seroproteínas) ante la que reaccionaría una alergia. Por lo tanto un alérgico a la proteína de la leche no podría consumir productos sin lactosa, mientras que un intolerante sí.
  • Enfermedad celíaca, sensibilidad al gluten no celíaca y alergia al gluten; Mientras que la EC se presenta como una enfermedad autoinmune que daña y destruye, mediante el consumo del gluten, tejidos de la pared intestinal (mucosa intestinal y atrofia las vellosidades), la alergia ni hace lo uno ni lo otro, no deteriora sino que produce una reacción inmediata e instantánea. Por su parte, la sensibilidad al gluten no celíaca se diagnostica cuando una vez descartados los anteriores casos existe un claro predominio de manifestaciones extradigestivas indicativas que solo remiten y muestran mejoría al hacer la dieta sin gluten.
  • Intolerancia y alergias

  • Anisaquiasis y alergia al anisakis; Una vez más, en el primer caso se producen manifestaciones a nivel intestinal debido a la presencia del parásito en la mucosa gastrointestinal, y una reacción alérgica mediada por IgE en el segundo.

La alergia al huevo (tanto a las proteínas de la yema como a las de la clara), a los frutos secos, al pescado, al marisco, a las legumbres, a las frutas, verduras y determinados aditivos completarían la lista.

intolerancia y alergias

Ser alérgico no es lo mismo que ser intolerante.

  • “Entre el blanco y el negro siempre está el gris”; Perfecto mientras no haga referencia a una alergia o intolerancia. No existen los “medio-alérgicos” o los “medio-intolerantes”. Se puede ser más sintomático que otros o incluso asintomático, pero eso no implica que el consumo del alimento en cuestión provoque menos daño, provoca el mismo pero de distinta forma.
  • “¿Gluten Free o gluten in?”; Como ya hemos indicado en otros post, la dieta sin gluten supone la medicina o tratamiento para estas enfermedades mencionadas, y por eso, cuando se convierte en una opción mal entendida, en un capricho o en una moda, puede llegar a causar numerosos puntos perjudiciales. Por desgracia, llegar hasta el diagnóstico de la EC supone un largo y sufrido camino. Muchos celiacos desarrollan numerosos síntomas que pueden desembocar incluso en diversas enfermedades asociadas (problemas de tiroides, diabetes, problemas de fertilidad, etc.) mientras esperan la preciada diagnosis. Una conclusión que pasa por pruebas no muy agradables y sujetas a las decisiones de profesionales que en ocasiones su limitada teoría no les permite llevar a cabo una práctica más amplia.No se trata de una batalla, pero sí parece una lucha constante ante fantasmas como “El régimen adelgazante de moda; el gluten free. Todas las celebs ya lo siguen, ¿y tú?”. ¿Realmente se es consciente (sea uno celeb o no) de lo que supone esto? ¿Acaso ahora en el momento de hacer una reserva no solo habrá que explicar en qué consiste la EC sino certificar con el diagnostico en mano que lo eres para no sufrir determinada indiferencia ante la temida contaminación cruzada o el “te lo aparto del plato y puedes comerlo al igual que aquel celíaco de allí”? Las opciones siempre nos otorgan una libertad de elección responsable, pero sin perjudicar a los demás cuando éstas suponen una necesidad para los mismos. La libre decisión de iniciar una dieta sin gluten debe estar bien argumentada, controlada por un especialista y no basada en la mera eliminación de determinados alimentos sin la búsqueda de sustitutos que aporten similares nutrientes a nuestro organismo. La dieta sin gluten no es adelgazante, concepto aplicable a cualquier dieta siempre que se base en la supresión de alimentos sin introducir otros en su lugar, constituyendo, además, un riesgo de malnutrición.
  • “Bueno, eso se cura”; No. Por mucho que alguien conozca a alguien que a su vez leyó sobre otro que era celíaco y se curó esto no es real. Cual leyenda urbana, la coletilla “tranquilo, eso se pasa porque un primo de un amigo de la vecina de mi abuela lo tuvo y se le quitó” se ha extendido de manera prodigiosa. Actualmente, la EC no tiene cura, y aunque su remedio y tratamiento (la dieta sin gluten) minimice los síntomas haciendo que se experimente mejoría, si se abandonase supondría un retroceso y una nueva recaída. Sentirse mejor no significa, en este caso, estar bien.

Como veis la falta de información puede llegar a ser muy perjudicial cuando se trata de temas tan serios como una alergia o una intolerancia. No basta con querer cuidarse, sino con saber hacerlo para que un día de estos todos podamos llegar a decir “Y colorín colorado estos cuentos ya se han acabado”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
QuéBox Sin Gluten y Sin Lactosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.