Polvorones caseros sin gluten y sin lactosa

Mirando por la ventana parece increíble pensar que la Navidad está a la vuelta de la esquina, para ello que mejor que elaborar unos polvorones caseros ¿verdad?

Y es que con este tiempo tan loco, lo único que nos recuerda que el mes de Diciembre ya está aquí, son esas míticas estanterías repletas de turrones y dulces navideños.

Pero como nosotros somos demasiado golosos como para estar pendientes del calendario, hoy, desde nuestro recetario de QuéPuedoComer, os traemos una receta de lo más típica para estas fiestas que tanto gustan; unos polvorones caseros sin gluten y sin lactosa para unas navidades de lo más aptas.

¿Preparados para decir “Pamplona”?

Polvorones caseros

Ingredientes:

  • 150 g de harina sin gluten tipo mix
  • 75 g de manteca de cerdo
  • 50 g de azúcar glas
  • 50 g de almendra molida
  • 1 pellizquito de canela
  • Azúcar glas, cacao, semillas o almendras para decorar

Elaboración:

Ponemos a precalentar el horno a 100 grados.

Comenzaremos tostando la harina. Para ello, bastará con ponerla en una bandeja forrada con papel sulfurizado y meterla en el horno durante unos minutos hasta que adquiera un ligero tono marrón. Si no queréis usar el horno, podéis realizar este paso utilizando una sartén (pero mucho cuidado, porque si ponéis el fuego demasiado alto, la harina se quemará rápidamente).

Cuando esté lista, tamizamos y reservamos.

Para tostar la almendra seguiremos el mismo sistema que con la harina. O bien la meteremos en el horno o bien usaremos la sartén. Una vez preparada, dejamos que se enfrié y la mezclaremos con la harina que teníamos reservada.

Movemos para que ambas queden bien integradas, hacemos un agujero en la parte central (como si fuese un volcán) y añadimos el azúcar, la manteca de cerdo y la canela.

Amasamos con las manos hasta conseguir una masa homogénea con textura algo elástica. Le daremos forma de bola, envolveremos con papel film transparente y dejamos que repose en la nevera hasta que se enfríe bien.

Precalentamos el horno a una temperatura de 180 grados.

Cuando la masa esté fría, la sacamos del frigorífico y la extendemos, con ayuda de un rodillo, hasta que quede bien estirada y con un grosor de ½ centímetro o 1 centímetro.

Y ahora una de las partes más divertidas y que, si tenéis peques en casa, disfrutareis muchísimo… ¡cortar los polvorones! Actualmente existen en el mercado cortadores con miles de formas diferentes (de animales, de estrellas, navideñas, etc.) con los que haréis aún más entretenida esta receta. Y si no disponéis de ellos o, simplemente, preferís algo más sencillo, podéis usar un vaso de boca redonda.

Forramos una bandeja con papel vegetal y los vamos colocando en fila.

Metemos en el horno durante unos 10 minutos.

Finalizado este tiempo, sacamos del horno, espolvoreamos por encima el topping que más nos guste (cacao, almendras laminadas o en polvo, más azúcar, etc.) y dejamos que se enfríen.

Ya tendremos listos nuestros riquísimos polvorones caseros sin gluten y sin lactosa.

Solo nos quedará probarlos y… ¡no caer en la tentación de comérnoslos de dos en dos!

Polvorones tradicionales

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.