Rosquillas de Candil sin gluten y sin lactosa

Hacer rosquillas de Candil es todo un arte, y con tanta variedad, el hacer este postre nos da mucho juego a la hora de probar cosas nuevas en nuestra cocina, ¿pero qué pensaríais si os proponemos una vuelta a lo tradicional?

¿Preparados para las rosquillas de Candil?

En esta ocasión tan sólo vais a necesitar los ingredientes esos “de toda la vida” y un utensilio algo especial que os devolverá a sabores de la vieja usanza; el candil. Como podéis apreciar en la foto, el candil es un utensilio con forma de cazo que presenta un agujero en su parte central (la cual está elevada). Aunque os pueda parecer que la única manera de conseguir uno es desempolvando nuestras maquinas del tiempo, podéis obtenerlo en ferreterías, tiendas especializadas o incluso en diversas webs de venta personal.

Rosquillas de Candil sin gluten y sin lactosa: Un placer sin de lo más tradicional

Esperamos que os gusten y que disfrutéis con esta nueva técnica, así que si estáis listos… ¡manos a la rosquilla!

Ingredientes para unas 50 rosquillas de Candil:

  • – Aceite de girasol o, si lo preferís aceite de oliva refinado.
  • – 6 huevos.
  • – 200 gramos de azúcar.
  • – 300 gramos de harina sin gluten.
  • – Ralladura de un limón de tamaño grande.

Elaboración:

  • Para calcular la cantidad de aceite que necesitaremos, emplearemos un pequeño truco con un especial guiño a nuestras madres; reservar media cascara de huevo que nos servirá como medida del aceite, usando en total 6 medidas de la misma.
  • En un bol se mezclan los huevos, el azúcar y el aceite.
  • Añadimos la ralladura y batimos bien hasta que todo quede integrado.
  • Agregamos poco a poco la harina hasta que la masa obtenga una textura similar a la de la papilla. Reservamos.
  • En una sartén pequeña y honda pondremos aceite a calentar, y una vez caliente meteremos el candil para que coja temperatura.
  • Cuando nuestro molde se haya calentado lo suficiente, lo rellenaremos con la masa (hasta la mitad aproximadamente) y lo volveremos a introducir en el aceite hasta que la rosquilla empiece a moverse y se suelte por si sola del utensilio.
  • Continuaremos cocinando de manera habitual cuidando que no se nos queme por ninguno de los lados.
  • Repetiremos el proceso hasta quedarnos sin masa o… ¡sin ganas de hacer tanta rosquilla!
  • Una vez vayamos sacando las rosquillas de candil de la sartén las pasaremos por el azúcar para darle ese toquecito final.

Como veis un postre muy tradicional, artesano, sabroso, rico, sano y apto al no contener ni gluten ni lactosa que hará las delicias de más de un desayuno, merienda, cena, postre, cumpleaños… ¿Hemos dicho ya que nos encantan?

Rosquillas

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

3 Commentarios

Leticia Vijuesca

¡Hola Anónimo!, el tipo de azúcar que se emplea para esta receta es el azúcar blanco (el moreno es algo más grueso).
En lo referente a tipos de harina, puedes emplear cualquiera que no contenga gluten y sea, por lo tanto, apta. Desde la harina de maíz simple hasta los preparados de harinas (sin gluten) que puedes encontrar ya en cualquier supermercado.

¡¡Muchas gracias por tu pregunta y esperamos haberte ayudado!!.

¡¡Y no olvides contarnos lo buenas que te han quedado estas rosquillas cuando las hagas!!

Reply
alejandro

Enhorabuena por el blog en general y en particular por este espléndido recetario, tan útil como delicioso, tanto en la manera de exponerlo, como en la innovadora variedad de los postres que nos brinda la autora.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

7 €

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.