Sin huevo en las comidas pero… ¿entonces con qué?

Entre todas las alergias alimentarias, una de las más temidas es la alergia al huevo. Todos los que tienen hijos saben las posibles reacciones que pueden darse a este alimento y lo importante que es la incorporación controlada y paulatina a la dieta de los niños cuando son aún muy pequeños. Y cuando la alergia se da ya con los años cumplidos, entonces estamos hablando ya de una intolerancia que conlleva la eliminación completa de este alimento de nuestras dietas, como el tomar alimentos sin huevo. Y es ahí cuando nos damos cuenta de los mucho que echamos mano del huevo para tantos platos: rebozados, repostería, salsas… Entonces, ¿qué podemos usar para sustituirlo?

Pues aunque os parezca algo increíble, hay muchas opciones cubrir ese “vacío” que este alimento puede causar en algunas elaboraciones.

¿Queréis saber cuáles son algunas de ellas?

Sin huevo

En hamburguesas:

El huevo se utiliza para ligar la carne picada pero puedes usar pan rallado (sin gluten si sufres además intolerancia al gluten), una rebanada de pan remojada en leche (con o sin lactosa, de soja o cualquier otra alternativa según tus intolerancias añadidas) o incluso copos de puré de patata instantáneo. Pero si ante todo quieres que prevalezca el sabor de la carne, un buen truco de chef de élite con estrellas michelin sería el de añadir sal a la carne picada y darle forma, dejamos reposar y el resultado que obtendremos será una hamburguesa perfectamente unida gracias a la reacción de la sal con la carne..

En los rebozados:

Usamos el huevo para que absorba y mantenga el rebozado a la pieza que vamos a cocinar. Pero en vez de huevo puedes probar a usar harina de garbanzo disuelta en agua hasta conseguir una textura parecida al huevo batido. También puedes preparar una mezcla con zumo de naranja y pan rallado (con o sin gluten, siempre según intolerancias) o incluso una mezcla de harina y agua. Aquí lo importante es obtener esa textura que permita que el rebozado elegido quede perfectamente unido.

En las salsas:

Prueba sustituyendo el huevo por leche de soja o tofu. Quizá el sabor sea algo diferente pero conseguirás salsas con mucho más sabor sin perder la textura espesa que consigues con el huevo.

En pasteles:

Puedes utilizar un plátano triturado junto con el resto de ingredientes. También puedes probar con 1 cucharada de semillas de lino trituradas y disueltas en 3 cucharadas de agua.

Conociendo las consecuencias de ingerir un alimento al que somos intolerantes merece la pena buscar alternativas y en la cocina siempre hay mil posibilidades con las que experimentar. Al fin y al cabo, la cocina es un proceso de prueba y error y en el camino descubrimos sabores nuevos que nos despiertan la imaginación.

Por eso, en este caso, nos quedamos con la gallina y no con el huevo.

Listado de productos sin huevo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on Pinterest
Aplicación buscador de alimentos permitidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

X

Consigue un descuento de
en tu primera QuéBox

- 45%

No, gracias

*Promoción válida para nuevos clientes.