¿Que es la alergia a alimentos?

La alergia a alimentos es una respuesta exagerada del organismo ante un alimento (alérgeno), que por sí mismo es inofensivo para las personas no alérgicas.

El cuerpo crea defensas contra virus, bacterias, etc., y en particular, en personas alérgicas un anticuerpo dirigido contra el alérgeno: la Inmunoglobulina E (IgE). El encuentro del alérgeno y la IgE desencadena la reacción alérgica.

Este contacto puede ser por inhalación, cutáneo o por ingestión.

Las reacciones pueden ser leves: erupciones, urticaria, rinitis, conjuntivitis, diarrea, vómitos, hasta graves como algunos casos de dermatitis atópicas o asma, o muy graves: shock anafiláctico.

Se trata de un problema importante de salud que requiere la actuación de las autoridades sanitarias de España y de la Unión Europea. En la Estrategia de Seguridad Alimentaria 2008-2012 se señala la importancia de desarrollar acciones de apoyo a los grupos de población alérgicos a alimentos.

En Europa el mayor avance corresponde a la Directiva 2003/89/CE.

El objetivo de esta Directiva es proporcionar a los consumidores, en particular a aquellos que sufren alergias o intolerancias alimentarias, una información más completa sobre la composición de los productos por medio de un etiquetado más exhaustivo.

Esta Directiva suprime la norma del 25 % de la Directiva 2000/13/CE (para los ingredientes compuestos que constituyan menos del 25 % del producto acabado, no es obligatoria la enumeración de los ingredientes) y establece una lista de alérgenos que habrán de figurar obligatoriamente en el etiquetado de los productos alimenticios, incluidas las bebidas alcohólicas, y finalmente suprime la posibilidad de utilizar el nombre de categoría para determinados ingredientes cuya lista se dispone en un nuevo anexo. Para elaborar esta lista, la Comisión consultará a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA).

La Dirección General de Sanidad y Protección de los Consumidores publicó, con carácter orientativo, directrices sobre la indicación obligatoria de los ingredientes que podrían causar reacciones adversas a personas sensibles (incluidos en el anexo III bis, introducido por la Directiva 2003/89/CE y modificado por la Directiva 2006/142/CE)

Posteriormente se publicó la Directiva 2007/68/CE que se transpone en el Real Decreto 1245/2008, donde se modifica la norma general de etiquetado de los productos alimenticios en lo referente a los alérgenos. Según la EFSA, algunos derivados de ingredientes o sustancias considerados como alérgenos y regulados en la legislación anterior, en determinadas circunstancias, es poco probable que causen reacciones adversas en personas sensibles y por tanto, se modifica la lista de alérgenos, especificando algunas excepciones.

Finalmente, el Reglamento 1169/2011 del Parlamento Europeo sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, establece los principios generales, los requisitos y las responsabilidades que rigen la información alimentaria y, en particular, del etiquetado de los alimentos. Asimismo, establece los medios para garantizar el derecho de los consumidores a la información, así como los procedimientos para facilitarla. En concreto la mayor novedad es que se aplica a los operadores de las empresas alimentarias en todas las fases de la cadena alimentaria, en caso de que sus actividades conciernan a la información alimentaria facilitada al consumidor. Así, se aplica  a todos los alimentos destinados al consumidor final, incluidos los entregados por las colectividades y los destinados al suministro de las colectividades. La fecha de entrada en vigor de este Reglamento es el 14 de diciembre de 2014.