Bizcocho marmolado con chocolate sin gluten y sin lactosa

Bizcocho marmolado con chocolate sin gluten y sin lactosa
10 agosto 2018 Quepuedocomer

Si de repostería se trata un bizcocho siempre es un acierto seguro ya sea para desayunar, merendar o darse un capricho dulce a cualquier hora. Muchas veces pensamos erróneamente que por ser celíacos hay ciertas recetas de las que debemos olvidarnos pero hoy, con este bizcocho tipo mármol sin gluten ni lactosa, hemos querido recordaros que la repostería puede ser para todos independientemente de nuestras alergias o intolerancias.

 

Ingredientes:

 

250 gr. Mix de harina para repostería sin gluten

200 gr. azúcar

5 huevos

150 ml. leche sin lactosa o bebida vegetal

150 g. chocolate negro especial postres sin gluten

50 g. mantequilla sin sal, sin gluten, sin lactosa

1/2 sobre levadura sin gluten

Opcional: 1 cucharada de esencia de vainilla (comprobar alérgenos)

 

Comenzamos, como en toda buena receta repostera, poniendo a precalentar el horno. En este caso lo haremos a 175 con calor arriba y abajo.

 

bizcocho

En un cazo ponemos a fundir a fuego bajo la mantequilla con el chocolate, hasta que obtengamos una salsa brillante y homogénea. Apartamos del fuego y dejamos atemperar.

 

Separamos las yemas de los huevos de las claras, y las ponemos en 2 boles diferentes.

 

Añadimos a las claras la mitad del azúcar y ayudándonos de unas varillas (bien con la batidora o a mano si os sentís fuertes) las batimos hasta conseguir una consistencia firme. Las reservaremos durante un momento.

 

Ahora es el momento de batir las yemas con el resto del azúcar, la leche y, opcionalmente, la esencia de vainilla. Mezclamos la levadura con la harina, la tamizamos sobre las yemas poco a poco mientras vamos integrándolo todo bien. Si veis que la masa se ha quedado demasiado espesa, podéis añadir un poquito más de leche.

 

Añadimos a esta mezcla las claras que habíamos montado y lo mezclamos con movimientos suaves y envolventes. Cuando la tengamos perfectamente mezclada, separamos la masa en dos boles. Elegimos uno de los boles, y ese es en el que añadiremos el chocolate fundido, con cuidado de no bajar las claras cuando lo mezclemos.

 

Forramos un molde lo suficientemente grande con papel de horno y en él iremos vertiendo, alternativamente, capas de masa sin chocolate y con chocolate hasta terminar ambas (sin extender mi mezclar, según caigan, para crear el efecto marmolado). Para crear un diseño todavía más bonito, hundimos un palillo en la masa y vamos haciendo ondas por toda la superficie.

 

Lo llevamos al horno unos 50 minutos, comprobando de vez en cuando ya que cada horno es un mundo. Desmoldamos cuando se haya enfriado y ¡ya veréis la sorpresa al realizar el primer corte de nuestro bizcocho !

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.