Buscador de alimentos ¿Cómo lo hacemos?

La base de datos del buscador de alimentos se realiza principalmente a partir de la información que nos ha suministrado directamente la marca/ el fabricante o a partir de información obtenida del etiquetado.

En caso de que el fabricante no indique información sobre algún ingrediente, esto vendrá señalado a través de una advertencia en la pantalla. Dicha advertencia indicará la falta de información e indicará en color gris los ingredientes no detallados por el fabricante.

Ante la falta de información de alguno de los ingredientes marcados en el perfil, se considerará por seguridad que NO SE PUEDE COMER dicho producto, aunque se indicarán los ingredientes de los que falta información.

Cuando se indica la presencia de trazas de algún ingrediente, el buscador, por defecto, considera que los alimentos que contienen trazas NO SON APTOS. Si se desea que no se tenga en cuenta esta consideración es necesario marcar «Tolero trazas».

 

Algunas indicaciones en concreto de algunos alérgenos:

– En los casos en los que el fabricante indica la proporción de sulfitos, se ha considerado, de acuerdo a la Directiva Europea 2003/89/CE, que SI contienen cuando las concentraciones son superiores a 10 mg/kg. No obstante proporciones inferiores a 10 mg/Kg se han considerado como “Trazas”.

– De acuerdo a la legislación europea de etiquetado se ha considerado que el producto es “sin gluten” siempre que su cantidad sea < 20 ppm (mg/kg).

– La legislación europea no obliga a indicar expresamente el contenido de fructosa si éste no se ha añadido y existe de forma natural. Nosotros hemos considerado como productos con fructosa todos aquellos que en ingredientes contengan fructosa o las siguientes frutas/condimentos presentes en productos procesados:  naranja, piña, manzana, pera, albaricoque, ciruela, higo, uva, dátil, caqui, cereza, plátano, mora, fresa, frambuesa, arándanos, mango, pomelo, membrillo, granada, almíbar, kétchup, gelatina, maíz dulce, kiwi, melocotón, guindas, pasas, jalea real, miel, mermelada, sacarosa, sorbitol, stevia.

Remarcamos que antes de consumir cualquier producto es necesario leer minuciosamente la lista de ingredientes impresa en el envase. En caso de cualquier duda se recomienda contactar directamente con el fabricante.