Consejos para mantener una dieta saludable y sin gluten en la playa

Consejos para mantener una dieta saludable y sin gluten en la playa
14 agosto 2018 Quepuedocomer

Si escuchamos la palabra vacaciones, inmediatamente pensamos en relajarnos, incluyendo nuestra alimentación. La mayoría de las veces nos es difícil mantener la dieta sana y el ritmo de actividad física que mantenemos durante el resto del año, por lo que necesitamos hacer un esfuerzo mayor por no caer en tentaciones desaconsejables en el chiringuito más cercano.

Para evitarlo, lo más saludable (sobre todo, cuando se tiene que seguir una dieta especial debido a alguna alergia o intolerancia) es ir a la playa ‘nevera en mano’ para controlar mejor lo que comemos y así evitarnos sustos inesperados.  Por esto, os hemos dejado unos cuantos consejos que os resultarán muy útiles para seguir manteniendo una alimentación saludable, celíacos o no, incluso si pasáis el día fuera de casa.

 

1.- Para beber, siempre agua:

Sabemos lo difícil que puedes ser, en ciertos ambientes más distendidos, privarte de un refresco cuando el calor aprieta al lado del mar. Lo que debemos tener en cuenta es que estas bebidas contienen mucha más azúcar de la que nos pensamos, aumentan la ingesta calórica de la comida y la sensación de sed. También hay que tener cuidado con las bebidas con alcohol, ya que aceleran la pérdida de agua: finalmente terminamos eliminando más líquido del que hemos consumido. Si te resulta aburrido beber sólo agua, puedes añadir a la botella unas rodajas de limón o alguna fruta que le dé un sabor más especial.

playa sandia

2.- Evita alimentos con huevo o mayonesa:

Aunque en nuestra nevera los alimentos se mantengan frescos, debido a las altas temperaturas y el paso de las horas es aconsejable evitar estos dos ingredientes, ya que tienen más posibilidades de acabar en mal estado.

 

3.- Las frutas, tu mejor refresco:

Una de las mejores maneras de hidratarnos y refrescarnos entre horas en la playa son las frutas ya que, aparte de su contenido en agua, nos aportan un montón de vitaminas, fibra, minerales y antioxidantes naturales (los cuales protegen las células de nuestra piel cuando nos exponemos al sol). Las mejores, las de temporada: sandía, melón, melocotón, cerezas…

playa

 

4.- Ensaladas de legumbres, una buena opción:

Todos sabemos que en verano lo que menos apetecen son comidas copiosas y guisados calientes, por lo que podemos aprovechar para tomar nuestra ración semanal de legumbres en ensalada. Si no lo habéis probado nunca, basta con sustituir la lechuga (que es posible que al pasar horas fuera de la nevera pierda algo de su frescura) por lentejas, judías o garbanzos cocidos. Además, si al aliño le añadís un toque de alguna especia que os guste (curry, pimentón, jengibre) el resultado será espectacular.

 

5.- Deja las comidas pesadas a un lado:

La digestión de fritos y otros alimentos con alto contenido graso es mucho más lenta y, junto a las altas temperaturas, pueden provocar que nuestra tensión disminuya y sea más probable sufrir los temidos “cortes de digestión”. Aprovecha para tomar muchas frutas y verduras frescas, ensaladas, gazpachos y salmorejos…

¡Contadnos en comentarios cuales son vuestros trucos y recetas imprescindibles que no pueden faltar en vuestros días de playa!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.