Funciones de los alimentos : Cuando no se cumplen

Funciones de los alimentos : Cuando no se cumplen
16 diciembre 2013 Andrea Signes Ivars
Funciones de los alimentos

El Doctor Matteo Giannatassio es un experto italiano en alimentación y salud. Médico, ingeniero agrónomo, Catedrático de Bioquímica Vegetal, responsable del Máster en Agricultura Ecológica de la Universidad de Nápoles, docente del curso Alimentación y Salud para los consumidores de la Universidad de Padua, además de Director Científico de la revista online Valore Alimentaire, y con varios libros publicados a sus espaldas relacionados con las principales funciones de los alimentos.

En una reciente entrevista realizada al Dr. Giannatassio, este contestó a ciertas cuestiones que invitan a la reflexión, y que os trasladamos en este post.

Funciones de los alimentos

Según Giannatassio, los alimentos tienen tres funciones claras y muy importantes: nutrir, mantenernos saludables y dar placer. En los últimos tiempos, gran parte de los alimentos que consumimos en el día a día, no cumplen estos tres requisitos y además pueden suponer una agresión al sistema digestivo y el sistema inmunitario. Tanto el sistema digestivo y el sistema inmunitario luchan diariamente contra sustancias químicas de síntesis utilizadas en la industria y otros elementos, que no pertenecen a la naturaleza propia del alimento y son una de las causas que nos explican el aumento de las alergias y de las intolerancias alimentarias. Por ello, gran parte de los alergólogos predicen que la mitad de la población será alérgica a alguna sustancia.

Además del contenido de los alimentos, su procedencia y manipulación, Giannatassio también reflexiona sobre la actitud que tenemos las personas frente a ellos.  No solamente frente al alimento en sí, sino la actitud que adoptamos en la compra, la elección de productos, su preparación en la cocina y su consumo.

SONY DSC

Nos encontramos en un momento complicado. Según este doctor hemos pasado de tener un concepto de los alimentos y su preparación casi sagrado o ritual, a contemplar el hecho de alimentarnos como algo que hay que hacer, sin importar el cómo, cuándo y el qué. Este cambio de valores, acompañado de la situación económica actual, ha desembocado en una modificación de nuestras prioridades a la hora de llenar el carro.

En la actualidad, gran parte de los consumidores, inclinan la balanza que los lleva a escoger un producto u otro, según su precio, ofertas y promociones, y no según su calidad y valor alimenticio.

¿Qué os parecen estas reflexiones?

2 Comentarios

  1. glutoniana 5 años hace

    Tenemos que preocuparnos más de lo que comemos y cómo lo comemos, hay gente que está llegando a extremos de casi ni cocinar y vivir a base de platos preparados.

    Por suerte, también hay gente que se cuida mucho y mira lo que come.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.