Falafel sin gluten, una manera muy fácil de comer legumbres.

Falafel sin gluten, una manera muy fácil de comer legumbres.
26 marzo 2019 Quepuedocomer
falafel

Todos sabemos lo sano que es comer legumbres, ¿verdad? Nos aportan gran cantidad de proteína, fibra y vitaminas, sobre todo del grupo B. Ahora que se va a acercando el calor, cada vez es más difícil prepararlas en un plato de cuchara, por lo que os traemos una receta de falafel que resulta muy sana y sobre todo muy cómoda de comer, más cuando tenemos niños en casa.

Ingredientes

 

500gr de garbanzos secos.

4 dientes de ajo (no muy grandes)

60gr de perejil fresco

60gr de cilantro fresco.

1/2 cebolla

2 cucharaditas de comino en polvo

1/2 cucharaditas pimentón

1cucharadita sal

1/2 cucharadita de pimienta.

Aceite de oliva para freír.

 

falafel

 

Paso a paso

La noche anterior, pondremos los garbanzos a remojo en un bol grande, cubriéndolos de agua por completo. A la mañana siguiente escurriremos los garbanzos y los secaremos lo máximo posible con ayuda de un papel de cocina, ya que de esta manera será más fácil que se forme el falafel y no se deforme al freírlo.

 

En la picadora o batidora, trituraremos los garbanzos hasta tener una textura lo más fina posible y reservaremos cuando esté listo. Tras esto, picaremos en la batidora los ajos, la cebolla (mejor añadirla picada ya que será más fácil de triturar), el cilantro y el perejil frescos y los trituraremos juntos. Como resultado, debemos obtener una pasta verde lo más homogénea posible.

 

Añadiremos esta pasta verde a los garbanzos triturados y los mezclaremos hasta integrarlo todo bien. Añadiremos también en este momento la sal, la pimienta, el cilantro y el pimentón y mezclaremos durante unos minutos más.

Dejaremos reposar la masa durante una hora para que se integren bien todos los sabores. Pasado este tiempo, pondremos a calentar una sartén con un par de dedos de aceite de oliva.

 

Mientras se calienta el aceite, iremos dando forma a nuestro falafel. Para ello, con las manos bien limpias iremos cogiendo bolitas del tamaño que queramos y las iremos compactando bien entre los dedos. Este paso es muy importante ya que cuanto más compactos estén, más fácil será freírlos. Cuando el aceite esté caliente, los vamos friendo por ambos lados hasta que estén dorados, y los reservamos sobre un papel absorbente.

 

Si queréis hacer esta receta todavía más sana podéis hacerla al horno, para lo que solo tenéis que precalentarlo a 180 grados y poner las bolitas en una bandeja sobre papel de horno hasta que estén doradas.

Para terminar, podemos acompañar nuestro falafel de diversas salsas para dippear como hummus de zanahoria, de aguacate o cualquier de las salsas sin huevo que os presentábamos hace unas semanas en el blog.