Frittata sin gluten de calabacín, tomate cherry y parmesano.

Frittata sin gluten de calabacín, tomate cherry y parmesano.
21 septiembre 2018 Quepuedocomer

Como sabéis, en Qué puedo Comer nos gusta acercaros recetas tanto tradicionales como internacionales y más innovadoras. En este caso, nos adentramos en la cucina italiana para traeros esta frittata de calabacín, tomate cherry y queso parmesano que, como podéis ver, no es más que una versión de nuestra tortilla tradicional, que comenzaremos en la sartén pero cuajaremos en el horno. Seguid leyendo y veréis como os sorprende.

 

Ingredientes:

 

1 cebolla pequeña

1 ajo

1 calabacín pequeño

Un puñado de tomates cherry

5-6 huevos ecológicos

Queso parmesano rallado

Sal y pimienta

Aceite de oliva virgen extra

Especias o hierbas al gusto

Preparación:

 

Para comenzar, pondremos el horno a precalentar a 180º.

 

Picaremos la cebolla (media si es muy grande) y el ajo y los pondremos a dorar en una sartén con el aceite de oliva. Mientras tanto, cortamos el calabacín en dados pequeños y lo añadimos también. Salpimentamos al gusto y dejamos que se cocine hasta que el calabacín comience a ponerse un poco transparente.

 

Cortamos los cherrys por la mitad y los añadimos a la sartén, cocinándolo todo a fuego medio durante 3-4 minutos. Mientras tanto, batimos los huevos en un bol y los salpimentamos al gusto. Añadimos las especias y una buena cantidad de parmesano rallado o cualquier otro queso que tengáis por casa. En caso de que seáis intolerantes a la lactosa, podéis optar por algún queso sin este alérgeno o no incluir este ingrediente en la receta, ¡vuestra frittata también quedará riquísima!

 

Cuando las verduras que teníamos en la sartén esté totalmente cocinadas, las añadiremos a la mezcla de huevos y parmesano. Tras esto, verteremos la mezcla en un molde apto para horno previamente engrasado y cocinaremos allí nuestra frittata unos 15 minutos o hasta que veáis que está completamente cuajada, ya sabéis que como os decimos siempre ¡cada horno es un mundo!

 

Esta receta acepta infinitas versiones dependiendo de los ingredientes que utilicéis para prepararla, y sobre todo es ideal para reutilizar las sobras de verduras que tengáis por casa y tener una cena rica y sana en un periquete.

 

El truco del chef: si tenéis por casa paté, sobrasada o queso de untar, podéis añadir por encima pequeñas cucharadas antes de meterla en el horno para darle un toque extra-especial.

Serviremos inmediatamente, aunque la frittata también se puede comer a temperatura ambiente sin problemas o incluso fría al día siguiente.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.