Hamburguesas caseras sin huevo: Y tú, ¿cómo las preparas?

Hamburguesas caseras sin huevo: Y tú, ¿cómo las preparas?
2 octubre 2018 Quepuedocomer

Hay tantas recetas de hamburguesas caseras como personas que las preparen. Si algo hemos aprendido realizando este post es que cada persona tiene una receta propia e infalible para preparar este plato, formándose una polémica en torno a si es estrictamente necesario el añadirle huevo para que la masa quede perfecta. ¿Tú de cuales eres, huevo sí o huevo no?

Sea como sea, hoy os traemos unas cuantas recetas alternativas por si sois pro-huevo y tenéis invitados intolerantes a este alimento, pero aun así queréis prepararles unas hamburguesas que os queden de rechupete.

 

 

La función principal del huevo en las hamburguesas es la de ligar la masa y darle consistencia para que no se desmorone a la hora del cocinado, pero para ello hemos encontrado diferentes alternativas que pueden hacer de igual manera este trabajo.

 

Para comenzar, en el mercado existen sustitutivos veganos del huevo conocidos como “huevo vegetal” a base de harinas de legumbres y gelificantes que son casi idénticos en textura al huevo original, pero aunque cada vez es más fácil encontrarlos en supermercados bio o herbolarios, entendemos que no es un ingrediente que se suela tener en casa, por lo que hemos querido daros alternativas más extendidas o que pudierais conseguir más fácilmente.

 

La alternativa más utilizada seguramente sea la de añadir pan rallado o la miga de pan remojada (los que seáis celíacos tendréis que optar por una opción sin gluten). Además, la opción de la miga de pan nos da la oportunidad de añadir a la masa diferentes sabores dependiendo del caldo que añadamos. Otra opción sería la de añadir copos de avena, también previamente remojados, los cuales son bastante más interesantes nutricionalmente que el pan.

 

Otra opción es el uso de harinas (trigo, soja, arroz, maíz…) para la preparación de vuestras hamburguesas. Bastará conmezclar unas tres cucharadas de agua por cada cucharada de harina y añadirlo a la masa. Si os sentís un poco más intrépidos, en lugar de añadir harinas podéis incluir en la receta copos de puré de patata, siempre añadiendo la cantidad justa para que el sabor de la carne, nuestra gran protagonista, no se vea afectado.

 

Tras esto, y como ya os hemos comentado al principio, os recordamos que no es estrictamente necesario añadir ninguno de estos sustitutos para que las hamburguesas queden muy ricas y jugosas. Bastará con picar carne de buena calidad en casa (o pedir que te la piquen en la carnicería) y añadir sal, especias al gusto y un par de cucharadas de aceite de oliva. Mézclalo todo bien y dale forma con las manos, para después asarlas en una parrilla o sartén antiadherente. ¡Así de sencillo!

 

 

 

Y ahora os toca a vosotros: contadnos en comentarios cual es vuestra receta o ingrediente secreto que siempre triunfa a la hora de realizar vuestras hamburguesas caseras.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.