Tomarte un descanso de la intolerancia a la lactosa ya es posible.

Tomarte un descanso de la intolerancia a la lactosa ya es posible.
5 noviembre 2018 Quepuedocomer

Cuando nos diagnostican una intolerancia, una de nuestras mayores preocupaciones es cómo nos vamos a adaptar a esos eventos o reuniones con amigos y familia donde la comida es la principal protagonista. Con la intolerancia a la lactosa nos vemos privados de leches, mantequillas, natas, yogures y otros derivados de la leche de vaca, muy presentes en nuestra dieta diaria.

 

Afortunadamente, cada día más empresas se preocupan porque problemas como una intolerancia a la lactosa no nos supongan un impedimento. Este es el caso de Lactojoy, una marca que ha desarrollado unas pastillas de lactasa que, tomadas justo antes de tomar cualquier producto que contenga lactosa, nos ahorrará esas molestias propias de nuestra intolerancia.

 

lactosa

¿Qué son exactamente las pastillas de lactasa?

 

Como muchos sabréis, la intolerancia a la lactosa es un déficit o ausencia de lactasa en nuestro organismo, es decir, de una enzima producida en el intestino delgado y que contribuye a digerir la lactosa o azúcar de la leche. Por lo tanto, lo que hacen estas pastillas es proporcionarle al organismo esta lactasa que le falta para que, de manera momentánea, podamos ingerir de manera tranquila productos que contienen lactosa en su composición, bien de manera natural o añadida.

 

El “poder” o actividad enzimática de estas pastillas se miden en FCC (abreviatura de Food Chemical Codex), y hasta ahora las pastillas que encontrábamos en el mercado contenían de media unos 9.000 FCC.

¿Por qué Lactojoy?

 

El principal motivo por el que nos gustan las pastillas de Lactojoy es porque contienen 14.500 FCC, es decir, mucho más “poder” que otras pastillas del mercado. Por lo tanto, tomando una sola de estas pastillas de Lactojoy no tendremos que seguir preocupándonos de si la dosis de lactasa será o no suficiente.

 

Además, el producto solo contiene la enzima lactasa e ingredientes vegetales, no posee aditivos químicos innecesarios. El diseño de su envase lo hace perfecto para llevar todo el día en el bolso, ya que es tan cómodo y resistente como una caja de chicles, y lo podrás tener a mano en cualquier momento y ante cualquier imprevisto.

 

Su uso es tan sencillo como masticar o ingerir con agua una de estas pastillas unos 5 minutos antes de consumir cualquier producto con lactosa y olvidarnos por un rato de nuestra intolerancia. Eso sí, hay que repetir este proceso en cada comida que vayamos a ingerir algo de lactosa (es decir, una pastilla antes de la comida y otra antes de la cena, ya que el efecto termina con cada digestión).

 

lactosa

 

Si como nosotros, os habéis enamorado de la idea de olvidaros por unas horas de la intolerancia a la lactosa y de volver a hincarle el diente a esa pizza 4 quesos, estáis de enhorabuena porque las podéis adquirir aquí por un precio muy económico.

 

Y vosotros, ¿las habéis probado? Dejadnos en comentarios vuestra experiencia con las pastillas de lactasa.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.