Intolerancia, alergia y celiaquía, ¿significan lo mismo?

Intolerancia, alergia y celiaquía, ¿significan lo mismo?
14 marzo 2018 Ana Ortega

Es muy común que, pese a que todos los días estamos escuchando estos términos, exista una confusión en cuanto al significado de los  tres términos como son intolerancia, alergia y celiaquía.  Hoy os contamos en qué se diferencian.

A pesar de que que como ya hemos comentado, son muchas las  personas que piensan que estos conceptos son equivalentes, la intolerancia, la alergia y la celiaquía se producen por un mecanismo completamente distinto.

La intolerancia es producida normalmente por ciertos déficits que imposibilitan la absorción de los azúcares en el intestino delgado.  Los síntomas que presentan una intolerancia dependen de la cantidad de azúcar que no haya sido absorbido y de la sensibilidad intestinal particular de cada paciente, ya que cada persona presenta distintas características y sintomatología.

intoleranciaA pesar de que la  intolerancia suele estar mediada  por factores genéticos, normalmente se desarrolla a lo largo de la vida, estando rara vez presente desde el nacimiento. No hay una edad mas óptima que otra para desarrollarla, pero si que existen circunstancias que pueden provocar su aparición.

No obstante, los pacientes pueden pasar por distintas fases en su nivel de intolerancia, presentando periodos muy sintomáticos y otros de casi normalidad. Finalmente, otros factores como el estrés, la presencia previa de un intestino irritable, la aparición de otras intolerancias, una infección, etc. pueden hacer que los síntomas fluctúen a lo largo de la vida.

En cuanto a la alergia su explicación se reduce a que es el resultado de una reacción inmune en contra de un alimento (proteínas generalmente) que provoca una respuesta inflamatoria. A diferencia de la alergia, en la intolerancia no se sufre inflamación alguna. Las mas comunes en la población la alergia a la proteína de leche de vaca o a la del huevo.

Por último, la celiaquía. Ésta tiene un mecanismo completamente distinto al de las otras dos patologías. Aquí, aunque  también se produce una respuesta inmune a una proteína (el gluten),  esta enfermedad no es una alergia en sí, puesto que los mecanismos que desencadenan la inflamación no son mediados por las células y sustancias que actúan en las alergias. También existe la sensibilidad al gluten no celiaca, de la que hablamos hace poco. En estos supuestos no se tolera el gluten, sin embargo no se produce inflamación intestinal, refelejándose por tanto un resultado negativo en  las pruebas de diagnostico de la celiaquía.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.