Tarta de mousse de fresa sin gluten, sin azúcar y sin horno

Tarta de mousse de fresa sin gluten, sin azúcar y sin horno
5 abril 2019 Quepuedocomer

Aunque no lo parezca, el verano está a la vuelta de la esquina y cada nos van apeteciendo postres ligeros, con fruta y para cuya preparación no implique encender el horno. Para irnos preparando para su llegada, hoy os traemos una tarta de mousse de fresa sin gluten muy ligera y que seguramente hará las delicias de toda la familia, celíacos o no.  

Ingredientes de la tarta:

 

Para la base

120 gr de galletas sin gluten tipo digestive (sin azúcar ni gluten)

1 cucharada de queso crema (light)

 

Para la mousse

400gr de fresas

250 gr queso de untar light

6 hojas gelatina

100 ml leche desnatada

Edulcorante en polvo o líquido al gusto

 

tarta

 

Paso a paso:

 

Para comenzar, comenzaremos triturando las galletas para la base, bien con un procesador de alimentos o en una bolsa de plástico con ayuda de un rodillo. Cuando las tengamos lo más finas posibles, las mezclaremos una cucharada de queso crema light hasta crear una pasta firme. Pondremos nuestra base sobre un molde previamente forrado con papel de horno, apretando bien para que quede firme, y lo llevaremos a la nevera mientras realizamos el resto de la tarta.

 

Para el relleno, pondremos las hojas de gelatina a remojo en agua fría para que se hidraten. Mientras tanto, calentaremos la leche en un cazo sin dejar que hierva y añadiremos las hojas de gelatina bien escurridas sin dejar de remover.

 

Ahora es el momento de trocear las fresas. Como truco, si no están muy maduras podéis meterlas unos segundos al microondas para que se ablanden un poco y suelten un poco de jugo. Añadiremos las fresas a la leche con gelatina y lo trituraremos todo bien con ayuda de la batidora. Tras este paso, si lo deseáis podéis pasar la mezcla por un colador para eliminar las pepitas y dejar una mezcla más fina.

 

Tras esto, añadiremos el queso crema a la mezcla y edulcorante al gusto. El edulcorante mejor si es en formato líquido, pero también puede ser en polvo. Lo mejor es comenzar con poca cantidad e ir aumentando poco a poco mientras vamos probando, ya que cada tipo de edulcorante y cada marca endulza de manera diferente. Tras esto, volveremos a triturar todo por última vez para que quede una mezcla perfectamente homogénea.

 

Verteremos nuestro relleno en el molde que teníamos reservado en la nevera, y lo dejaremos enfriar allí por un mínimo de 6 horas. A la hora de servir, podemos decorarlo poniendo unas fresas cortadas sobre la tarta.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.