Un tratamiento contra la alergia al cacahuete cada vez más cerca

Un tratamiento contra la alergia al cacahuete cada vez más cerca
26 noviembre 2018 Quepuedocomer

El Servicio de Alergología del Hospital Gregorio Marañón participa en el desarrollo de un tratamiento oral contra la alergia al cacahuete.

El estudio propone un tratamiento que reduce la respuesta inmune en niños con alergias extremas al cacahuete, lo cual les permite consumir pequeñas cantidades de manera segura o estar seguros en momentos de exposición accidental.

 

La alergia al cacahuete puede provocar ataques de anafilaxia

La alergia a los cacahuetes es una de las más frecuentes en la población actualmente, sobre todo entre los niños. Cuando se sufre esta alergia, hay que tener un cuidado especial ya que hay una gran cantidad de alimentos procesados que, aunque no lo imaginemos, pueden llevar trazas de frutos secos por estar realizados en una planta donde se procesen, cosa que puede hacer a un alérgico sufrir vómitos, mareos, dificultades respiratorias o, en los casos más graves, anafilaxia.

Ante esto, hasta la fecha, la única manera de parar un ataque ante el consumo accidental de dicha legumbre es mediante la inyección de adrenalina, lo que provoca que las personas alérgicas se vean obligadas a llevar siempre encima cápsulas de adrenalina.

Pero este panorama podría cambiar ante el reciente estudio en el que está participando el Hospital Gregorio Marañón en colaboración con otros institutos de investigación a nivel internacional.

El estudio prueba con éxito un medicamento oral

Este estudio no tendría la intención de «curar» a un paciente de su alergia, sino de proporcionar un amortiguador de seguridad en caso de una exposición accidental, lo cual mejoraría considerablemente la calidad de vida de los pacientes.

En el estudio han participado más de 550 pacientes de diferentes hospitales de Europa y EE.UU entre los cuales, más de la mitad, eran niños y jóvenes de entre 4 y 17 años.

El ensayo clínico, ha probado con éxito un medicamente que se administra por vía oral que aumenta la tolerancia inmunológica al alérgeno.

Concretamente, los resultados han demostrado que el 80 por ciento de los niños toleraron una dosis equivalente a un cacahuete y el 75 por ciento, una dosis del doble. Esto se traduce a que, la mayoría de las ingestas accidentales por trazas de cacahuetes que ocasiones ataques grabes, podrían evitarse.

El ensayo ha sido publicado en la revista The New England Journal of Medicine bajo el nombre Palisade.